viernes, 29 de julio de 2016

Por una guerrilla del amor y la literatura.



Tiene una jeta que debería ser partida de un beso, o de un pijazo. Es hermosa, es pendeja, escribe, no sé qué, todavía no la gugleé. Solo vi su foto en el facebook del festival literario: suficiente para desear hacerle todo tipo de tropelías. En la foto está sentada de espaldas, gira la cabeza y sonríe con esos labios de medio kilo que tiene la muy guarra. Ese pelo rojizo con bucles donde se quedaría pegada la leche que le tires. Llegué hoy a la ciudad de Tucumán en un colectivo lleno de olor a múltiples pedos, apenas entré al Museo Universitario la reconocí, sí, ella es una de las organizadoras del festival. Va de vestido negro de aquí para allá, atiende gente, habla con gente, pero no es ella la que me recibe sino otro de los organizadores, un pendejo pinta de hipsterversión pobre que debe ser un amanuense porque los demás, los otros organizadores que vi en el face,están mejor vestidos yse nota que tienen más presupuesto en casa. Ella ni me saluda, tampoco me conoce. La miro con insistencia, con fuerza, con mirada de Sith, ella capta algo yse da vuelta, me mira, se detiene dos segundos en mí, creo que sabe a qué me refiero con mi mirada:a dar la muerte. Entro en la sala de lecturas, me siento al fondo y la observo a ella platicar con un escritor famoso de Buenos Aires, un tal RenzoMangueira. Cuando termina el plomazo de la mesa me acerco para caerle encima y justo se va corriendo a saludar a otro porteño, un viejardosemibarbadotambién famoso,de esos que dieron miles de talleres y se cogieron a cientos de aspirantes a poetas. ¡Mierda, cómo hago para caerle a esta zorra de fuego! Converso con otroinvitado que tengo al lado, es un indio bajado de los cerros que escribe en una lengua desconocida que él mismo traduce, y me dice que la nena es la jefa de todo esto, que tiene toda la pasta y muchos contactos en la universidad. Ella es la chica de los ingenios azucareros, le huele a zafra, a caña quemada, pues su padre es dueño de grandes plantaciones de caña de azúcar. El futuro para ella es prometedor, azúcar y guita, todo dulce. Su novio, prosigue el indio, es el coordinador, otro nene bien de la sociedad tucumana, su padrees capitostede un banco. El festival está lleno de profesores de humanidades y sus fieles estudiantes, algún que otro drogota local e invitados de los pueblos originarios, todo regio. Todavía yo no sé porqué me invitaron, creo que cumplo con el cupo de escritores de los estados vecinos pobres. Es decir,yo completo el cupo regional, del "noroeste argentino", junto con los hermanosde Jujuy yCatamarca, aunque siempre menos agraciados que los porteños, los de gran ciudad de Buenos Aires, que se llevan todas las palmas, las atenciones, las pijas,mamadas y conchas. La zorrita roja solo tiene ojos para éstos y nadie más, incluso anda del brazo con una mina del underporteño venida a menos, bastante hecha mierda ya, que no dudo querrá comerse a nuestra nena cañera, tanto o más que yo. Pero yo no soy del under porteño, ni venido a menos, ni joven ni lo suficientemente hipster, simplemente soy un escritor regional, como los alfajores regionales o las comidas regionales, soy un tamal, una empanada literaria, garantizo la diversidad étnico-social del festival. Quizá un poco alcohólico, un poco esquivo como el hermano indio, acaso un poco rústico como para codearme con los especialistas en Valter Ben-iamin, ya lo sé. Sin embargo, escucho funk en los auriculares, no soy muy folklórico en mis gustos, aunque si pinta la onda soy capaz de bailar alguna pieza folk con tal caerle a alguna rubita bien dada. En fin, escucho música para levantarme del sopor de otra mesa más de lectura: una chica gesticula con una especie de bufanda atada en la cabeza mientras escucho "NeverGonnaGiveYou Up" en el teléfono. Cuando termina la mesa salimos al patio del Museo para tomar café, café de una marca que puso su mesa de café, todo re-bien, perfecto, eso me gusta, más nivel por favor. Le agrego al vasito térmico de café un chorro de una botellita deBeefeater que traje del hotel. Aparece de nuevo la niña rica, trae a otro escritor porteño conocido, Miguel Kojan, el que siempre viste equipos de gimnasia y no entiendo porque no es villero sino todo lo contrario. Ella lo presenta con gente, charlan, su novio se le acerca y le dice algo al oído, hablan de mí por supuesto, de la mala educación de no presentarmea mí por supuesto, pero ella se hace la tonta y sigue con su círculo de famosos. Deliberadamente cruzo a su lado y ella me mira, la saludo pero no me devuelve el saludo, me quedo detrás suyo, ella no lo registra, cuando gire me encontrará, se dará de bruces contra mi pecho y ahí le meteré la lengua hasta el esófago. Pero el porteño Mangueira la agarra de la correa y la saca por un costado del círculo de celebrities. Se la lleva, le habla muy de cerca, creo que este flaco se la va a coger. A su novio no creo que le importe, no creo que se dé cuenta, aparte todo sea por la extensión de los vínculos con la gente grosa de Buenos Aires. Ahora suena en mis oídos "LosingMyReligion"que se me mezcla con el solo de chelo que toca una mina gótica en la glorieta. Bebo el último sobro de mi botellita, me siento solo ysiento frío, voy a fumar, voy a clavarme una pastilla, voy al baño, voy a llamar al amigo tucumano Fony a quien le importan una mierda los festivales literarios pero siempre tiene una buena provisión de discos y bebidas. Lástima no haber venido con alguien más, la próxima voy a contratar una escort local para que lea mis poesías en lugar mío, ya sé lo que quiero: no quiero leer, yo quiero estar entre el público y que me lea una putaY sacarle fotos para subir en Facebook. Vuelve la nena, seguramente acaba de chupársela al escritor invitado en alguna sala a oscuras del Museo. La verdad que está lindo el porteño, supongo que todas las pendejas locales estarían dispuestas a entregarle su dignidad, y los pendejos sensibles también. A propósito, me parece que el novio de la nena cañera se la come en secreto, en un tiempo se sabrá, cuando ya tengan un par de hijos y cargos en la universidad, él se escapará a los hoteles baratos para comerse jóvenes y fibrosos efebos de las barriadas del Tucumán. Pero creo que ella lo sabe y le hace de pantalla social. Cuando termine esta paja de los festivales -como dirá su papá- y se acerque la hora de la verdad, la nena rica se juntará con alguien para que le administre los campos mientras ella se dedica a disfrutar de la obra completa de Lispector, Mallarmé o Juana Verija, o tal vez a estudiar ruso para leer a las rusas en su lengua. Ahora me suena "Californication" en la cabeza. ¡Me la quiero coger, como sea, ya! ¿Ella es demasiado para mí? Probablemente, vengo de la oscuridad de una provincia vecina, no tengo más para ofrecer que un enculada inolvidable, un furioso empalamiento hasta el hígado de su cuerpo de carne blanca, dulce y ricachona. Ella pasa otra vez a mi lado y siento que deja en el aire esa fragancia a caña de azúcar expedida por su pelo, mezclada con olor a semen de porteño drogadicto. Sorpresivamente me mira de arriba a abajo desde la puerta de la sala, con una mirada de intriga, quizá de asco, soy un ejemplar del zoológico regional,tengo la intensa sensación de no haberme bañado en años. Siento no estar bien vestido para la ocasión a pesar de haber venido con mi campera nueva. Se me acerca un chico muy delgado y ojeroso que me dice que tengo que leer en la próxima mesa. Tiro el cigarrillo. Mientras voy hacia la sala pienso en el desamparo, en el frío de esta noche, en la puta soledad, en que ciertamente no tengo ninguna organización que me respalde, una bandada a caballo con lanzas y flechas para ejecutar el secuestro de esta china y hacerla mi cautiva. Piensoen lo perentorio de armar una guerrilla del amor y la literatura que los degüelle a todos menos una.Pero no, los nacidos en mi pueblo somos mansos, caballerosos, acomplejados y resentidos, no solemos adjetivarfuerte, en fin: unos reales y perfectos boludos.


I know I know for sure/That life is beautiful around the world/ I know I know it's you/ You say hello and then I say I do





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails

Derechos reservados.

Todos los textos de este sitio son de la autoría de quien los firma y están debidamente protegidos bajo la Ley Federal del Derecho de Autor. Para su reproducción total o parcial, favor de contactarse a: redaccion@whiskyenlasrocas.com