lunes, 1 de febrero de 2016

Tú sí eres la bandota.


Rogelio me preguntó cuándo fue la primera vez que inhalé coca. No me lo preguntó a mí a mí, lo soltó a todos, pero en el momento que hizo la pregunta era yo quien inhalaba, así que me la adjudiqué y le respondí no sé, no recuerdo, antipática yo porque la verdad me caga andar recordando la primera vez que hice tal cosa y tal; porque no importa, y porque Rogelio no era muy amigo mío, no era un compa de confianza, pues, y eso de andarle contando mis recuerdos a un tipajo no es lo mío, no; yo soy de esas seriecitas calladitas mamoncitas que nomás se ríen de los demás en silencio y que jamás te sueltan el rollo personal aunque tú les cuentes hasta la primera vez que hiciste caca, Dios. Me tapé el agujero de la nariz por el que no inhalé y jalé aire por el que sí, para que no se me fuera a quedar una sola partícula de polvo atorada, porque odio desperdiciar y porque la coca me pone muy ansiosa y con ganas de tener mucha mucha mucha y estar segura de que no me voy a quedar con ganas de más en ningún momento. Cuando noto que queda poca me pongo nerviosa. Aunque la verdad, jamás me ha faltado coca. Además de la que sale de la vaca, yo siempre me hago de un par de papelitos más, personales, mi red de seguridad, mi reserva privada. Por si las dudas, pues. Porque eso de quedarse sin un jale más por culpa de vacas flacas es muy feo, cuando alguien dice ya no traigo lana, ¡Dios!, me dan ganas de gritarle por qué carajos no cargas dinero suficiente si sabes que vamos a esnifar, hijo de la chinga, si bien que te armabas unas líneas gruesotas, carajo. Pero como ya dije, soy calladita y mamoncita y nomás hago cara de pinche jodido, y me consuelo recordando que yo sí tengo, caray, yo siempre cargo un extra para miguelita. Eso me devuelve los ánimos. Dejo pasar un tiempito y sin decir algo, para no levantar sospechas, me levanto y me voy derechita al baño y me doy mis jales ricos ricos ricos, ay, qué son más ricos cuando son solo míos, cuando son topsicret, cuando sabes que allá afuera los vaqueros se están jalando los pelos, se están rascando las bolsas a ver si juntan para unas grapas más. Regreso igual de calladita y me siento a ver cuánto han juntado los malparidos estos, a ver si con suerte sale una ronda más y me puedo jalar de esa coca y no vaciar mis reservas. Si es necesario les pongo unos pesos, porque a fin de cuentas siempre es más barato esnifar de la vaca. Y voy contando cada jale que se meten los desgraciados para que no se pasen de la raya, jajaja, que no se pasen de la raya, digo, porque nunca falta el pinche gandalla que se forma dos veces o que se las hace más gruesas y termina más puesto que los demás por el mismo dinero. Los marihuanos siempre comparten su droga, pero los coqueros son mañosos. La coca no se comparte, aunque todo el mundo ande cantando la coca no se le niega  nadie; yo jamás le niego un jale a un cuate, y cosas así. Con la coca todo el mundo ve la forma de sacar ventaja. Por eso yo jamás mando a comprar a nadie por mí, porque se cobran su comicha a lo chino o te dan gato por liebre, o porque ya que te la entregan te salen con que les regales un poquito, aunque sea un tiro nomás, y como vuela en el aire ese sentimiento falso de camaradería entre drogadictos, pues no te puedes negar o te tachan de comesola o de mamona y además, nunca sabes cuándo vas a ser tú quien necesite un paro, un jalecito nomás, aunque sea una papelito gastado para chupar. Qué bajo andar chupando papeles gastados ajenos. Dios nos libre. Una cosa es chuparse la credencial una vez que te armaste unos tiros ricos y anchos pagados con tu dinero, y otra andar buscando en la mesa los papeles usados de la vaca.

      Luego todos se pusieron a recordar y a contar la primera vez que inhalaron. Yo no tenía ganas de escucharlos. Me levanté del sofá y me fui al refrí a buscar algo de beber. Era casa de Rogelio, pero yo me daba mis libertades. No iba a decirme algo por cogerle una coquita en lata, o ¿sí? Para eso es una mujer chingao, y para eso le dio Dios a una un culito sabrosón. Si hay una cosa de la que siento orgullo es de mi culo. Lo meto en un vestidito pegadito pegadito… y a ver, dime que no me puedes regalar una chingada cocacola, cabrón. Y si te lo muevo rico hasta unos jales te saco, hijo de la chingada. Pero no quiero que se piense que me vendo por talco. Una no puede ser calladita y mamoncita y al mismo tiempo vendida. Luego te pierden el respeto y hasta te esconden el tamal a ver si aflojas las nalgas. Ya me sé esas bajezas; si los hombres son canijos. Los hay que hasta se dedican a eso, a cargarse de coca y recorrer los antros a ver si agarran putitas desesperadas que se las chupen a cambio de un jale. Más cabrones aún, les regalan pura mierda, de la de a cincuenta pesos el papel, y se guardan la buena para ellos. Venderse por droga está jodido. Más vale cobrar en pesos. Esos si los ando aceptando, caray. Digo, claro, una buena cantidad. A veces pienso en cuánto estaría dispuesta a aceptar por una cogida; siempre llego a la conclusión de que nadie querría darme tanto dinero. Por eso no le juego a eso, porque nomás voy a caer en ridículo. Ay, sí, me van a decir, ni que estuvieras tan buena. Y sí, hay viejas más buenas y más baratas. ¡Pendejas! Gracias a Dios que no paso carencias y tengo pa mi coquita y mis vestiditos ajustados. ¿Sabes cómo me dicen? Me dicen la Coquis. Por coqueta y coquera y cocacolera. Y rocancoquera, o rocanloquera, jajajajaja. Ay, qué risa. En las cosas que piensa una, caray. En fin. Me saqué una coquita en lata para pasarme el sabor a medicina de la coca y me fui a mirar por la ventana.

      Saqué un cigarrillo, lo encendí y me puse a fumar. Me temblaba la mano. La lucecita de cigarrillo parecía luciérnaga revoloteando. Le daba fumadas al cigarro y luego me rechinaba los dientes y me daba un traguito de cocacola y volvía a fumar y a rechinarme los dientes y a darme un traguito. Hasta que me di cuenta de eso y me dije ay, qué pendeja, y dejé de hacerlo. Bueno, lo volví a hacer, porque ni modo que no le fumara al cigarro, que no me rechinaran los dientes si andaba ya bien puesta, y que no le diera traguitos a la cocacola. Solo que ahora era consciente del mecanismo. 

     Escuché a César gritar que me fuera allá con ellos, pero seguían hablando de sus cosas y no me daba la gana escucharlos, ni que me dijeran, ya contamos todos, ahora cuenta tú, Coquis, cuándo y cómo fue la primera vez que le hiciste al cocodrilo. Tendría que ponerme mamoncita y decirles, no me acuerdo, güey, méjor ármense otra ronda de tiros. ¡Eso!, me acordé de vigilar los papeles de la vaca pa que luego no salieran con que ya se acabó. A veces se acaba tan rápido que he llegado sospechar que el Rogelio nos hace guaje.

      Me senté ahí con ellos, entre Rogelio y César y pensé hijos de la chingada, lo hicieron a propósito. Eso de dejar el único espacio disponible entre ellos dos. Hace tiempo que andan muy raros. Sobre todo César, que es más amigo mío y ese sí me sabe una que otra putería. Así como es: me quieren chingar. Entre los dos. Pero se van a acabar chingando a su madre, porque a mí no. Y no es que sea mamona mamona, solo que no me gusta coger con mis amigos. Luego no te bajan de puta. Si aflojas una vez ya te jodiste porque va a querer chingarte siempre. Y ahí andaba yo, sentadita, apretándome el culito y cuidando las manos de esos cabrones y haciéndome pa allá o pa´cá según se me encimaban los patanes y tomando mi coquita en lata (que en lata sabe mejor) y echando un ojo a la mesita de centro, contando los papeles y haciendo memoria de cuántos nos habíamos chingado a ver si no faltaba alguno; revisando con vista de águila las grapas nuevas a ver si no las habían abierto pa sacarles el mole y las habían vuelto a cerrar ya flaquitas. Eso sí, el pinche Germán, nuestro diler, siempre nos las da bien llenitas, bien panzonas. Hasta yo llegué a rascarles las pancitas y a dejarlas como nuevas pa hacerme de mis reservas antes de llegar con la bola y decirles aquí está lo del Germán. Porque como les decía, yo jamás mando a comprar a nadie y hasta me apunto en fa para ser yo misma quien salga a recibir al Germán. Bajo por el ascensor y mientras estoy ahí, muevo los pies como si me urgiera ir al baño de la desesperación y pienso pinche ascensor lento, apúrate cabrón, chingada madre, salgo a la calle y ahí está el yeta azul marino, bien pulidito y con rines nuevos y un sonidazo con pantalla touch y gepeese. Y la vieja de Germán asomando su cara de putota maquillada por la ventanilla. Pero eso sí, con una sonrisa que bien le correspondo porque ella es la que trae el guato y no hay que morder la mano de quien te da de comer, ¿no? Naaa, ella no da de comer, solo echa la comida que tu pagas con tu dinero. Le paso la lana bajita la mano y la perra esa la coje y la muy puta la cuenta en tus narices, como si le fuera una a robar. Eso sí no, caray. Hay que pagar. Pa que luego no te nieguen el servicio, pues. Le pasa el dinero a Germán. Germán se lo guarda en chinga en el calcetín y le dice, dale pues. Entonces la perra se saca del culo todas las grapas que salieron de la vaquera y las pone en mis santísimas manos. Le corro en chinga al patio de atrás, al jardincito que hay en la planta baja, el que no se puede ver desde la ventana del depa de Rogelio, y abro en chinguísima loca los papeles y les rasco la pancita con la electoral. Echo todo eso en un papelito mío, que siempre armo desde antes, y de entre todo me sale hasta una grapa. Luego subo, contentísima de mi inteligencia (así ya no estaré tan ansiosa cuando mire cómo se va acabando, en espera insufrible de que alguien salga con el mentado ya no hay, ya no hay nada, Coquis. Neta. Revisa tú a ver si puedes armar un bazuquito de las sobras. Pero cuáles sobras si para ese entonces ya están todos los papeles chupados, carajo). Si me salen con que me tardé mucho les echo el cuento de que el pinche ascensor ese, hijo de su puta madre, se atoró en el noveno y la madre, y hasta les digo que sentí miedo y la mamada, y poco a poco se olvidan de todo porque muevo el culito mientras me explico y porque pongo en la mesa la coca loca, nuevecita (los primeros jalones son los más ricos) y todos se saborean, se les hacen agua las narizotas y César se arrodilla en la mesa y comienza la papeliza. Abre una, tira el talco en un platito de porcelana y la corta con su navaja yilet, una y otra vez hasta dejarla finita finita y arma las rayas. Todos encima de él, como pinches buitres, supervisando que no se pase de verga y que haga una repartición justa y que alcance pa todos parejo. Y como siempre, los pendejazos salen con su las mujeres primero, cabrón, las mujeres primero. Y yo pienso ahuevo, las mujeres primero. Y como soy la única mujer en el grupo de coqueros… compermisito, culeros, los hago a un lado, saco mi popotito previamente cortado y aaaahhh aaaahhhh, le jaloneo ricazo. Echo la cabeza pa atrás, le jalo y jalo pa que no se desperdicie nada y baja la coca por mi garganta y me sale el saborcito amargo del polvo y me lo paso con saliva y me digo ay, qué pinche rica es la coca, carajo, qué pinche rica y deliciosa; me saboreo la siguiente ronda, que normalmente es casi luego luego de la primera porque nadie queda satisfecho son dos rayas pa empezar, ¿no?

      Nacho también es un pinche desesperado como yo. Nos descubrimos contando los papeles en secreto y nos reímos. Él está sentado enfrente de mí. Me dice, loca, regálame un cigarrito, no seas mala. Aprovecho la situación para levantarme. No quiero estar entre esos dos lagartos, pinches cocodrilos viejos y tuertos. Me levanto y me voy con Nacho a la ventana. Le sacó un cigarrillo y le estiro el mío para que encienda el suyo y como el mío ya es bachita me sacó otro pa mí y lo enciendo con el anterior y le digo Nacho, vamos a chingarnos un papelito pal rato, pa nosotros dos nomás. Se lo digo bajito, pues. Y él echa la cabeza atrás y pa delante y sonríe en silencio, como diciendo, si es lo que yo te iba a decir a ti, loca. Es una sonrisa chueca, con la boca toda torcida por la droga y los ojos rojos rojos por el alcohol (ellos beben cerveza). Una vez deja de sonreír, me dice bajito bambi, pero que quede entre tú y yo. Y que no se nos haga costumbre porque estos valedores son compas, Coquis, no hay que pasarse con los compas, ¿ves?  Y le respondo ahuevo, nomás hoy, nomás por el placer de lo prohibido, Nacho, por el placer de joder, como quien dice. Y él, muy santito no, no, no jodas, mejor vamos dejarlo que estamos guardando pal invierno, Coquis, como la hormiga de la hormiga y la cigarra, ¿no? Y yo te pasas de pendejo, Nacho, si tú eres una pinche cigarrota huevonsota y ladrona. Y que me cago de la risa y nos voltean a ver. Rogelio nos mira y me dice ya vente pa acá, Coquis, ni convives con la banda, chinga, nomás calladita y apretadita como pinche burguesita acartonada. Pero lo ignoro de plano, no le doy la cara; echo humo por la ventana y alguien hace un chiste y todos vuelven a lo suyo y Nacho y yo podemos planear en silencio.

      Regreso a sentarme entre César y Rogelio. Cojo mi lata de coca cola de la mesa y le doy los últimos traguitos mientras Nacho me observa. Quedamos en que yo entretendría a estos dos y él se las arreglaría para hacerse con el botín. El pedo es que también tendríamos que inventar algo porque de seguro César y Rogelio también tendrían contados los papelitos mentalmente. Pero para eso ya nos las arreglaríamos después. El caso era chingarse eso en fa y hacernos pendejos luego. Como todos los pinches cocos, no güey, no mames, no sé qué pedo, está madre vuela, quizá ni nos dimos cuenta y nos la chingamos, ni modo que haya desaparecido, ¿no? Y los demás, en pánico, no mames, si yo las tenía contaditas, mira, las dos primeras rondas, ¿no? Y todos siguiéndole el conteo, bien paniqueados, sí, sí, loco, las dos primeras son de ley, luego qué, síguele y el chemo contando con los dedos como si nos hubiésemos metido el resultado de una ecuación matemática, bueno, ahí van dos, y luego… pues luego la tercera, ¿no? y el coro sí, sí, van tres, van tres, y el chemo y me acuerdo que luego dejamos un tiempito y la cuarta se armó como a las nueve, ¿no? y todos siguiéndole la pista. Sin embargo, de tanto hacer cuentas te vuelves loco. Y recuentan y recuentan y no se cansan. Cuentan en voz alta o en sus cabezas y de repente alguien dice, no, no, ya sé, ahí les va cómo estuvo el pedo… y hace una pinche cuenta mafufa donde resulta que todo está en orden y que no falta nada y tú sonríes por dentro y piensas ahuevo, ya estuvo. Lo malo es que ahora ya no hay polvo y hay que armar otra vaca y ahí es donde todos se ponen roñosos y se rascan los bolsillos y no falta el inútil que ya no tiene un quinto y alguien debe poner su parte, y lo peor, que cuando llega la papeliza ni se acuerda que no puso nada el hijo de puta y se retaca las narices de tiros como si los hubiera invitado todos él. Bueno, mientras tanto me hago la loca con Rogelio y César, les doy la cara y les escucho sus pendejadas, toda mona, toda dispuesta, toda oídos. Se pelean por hacerme reír e impresionarme. Mientras el Nacho, arrastrando la manita como una pinche víbora, coge un papelito y se lo guarda en el cinturón muy cautelosamente. Y ni sonríe el puto, aunque por dentro está feliz feliz como una lombriz. Luego, pa que nadie sospeche, dice el muy lacra bueno, chingao, ya dejen de coquetearle a la Coquis y ármense la otra, ¿no?, ya hace hambre, canijos. Y Rogelio y César asienten. César agarra el plato y uno de los papeles. Nacho y yo aguantamos la respiración. No ha dicho algo. Agarra uno de los papeles sin contar, el güey, lo abre despacito y tira el polvo. Mientras hace lo suyo yo calladita calladita, como quien nada debe y nada teme, esperando a ver si en algún momento no salta César o Rogelio con la cuenta de los papeles. Nacho hace chistes, dice mamada y media con tal de distraerles la mente y que no se pongan celosos de la coca y la cuenten y se arme un pedo, del que, como siempre pasa, saldremos ilesos negándolo todo. Pero no queremos que se arme el pedo porque no se disfruta la coca si el ambiente está tenso. No nos hagamos idiotas… por más que lo neguemos y por más que digan, bueno ya, no sabemos qué pasó y punto, saquen pa más, pues, a pesar de ello, siempre sabrán que uno de nosotros es un jodido coquero mierdero ladrón hijo de puta, envidioso; eso no se hace entre compas, no vuelvo a polvearme con éstos malandros tepiteños. Y aunque a una a veces le salga lo malandra, tiene su orgullo y su dignidad y no quiere que la excluyan de las papelizas en casa de Rogelio. De repente me pasan el plato. Primero las mujeres, carajo. Me esnifo con doble placer. El de la coca y el de la coca robada y me imagino que estoy en una pinche montaña de coca y yo soy pequeñita y la montaña es inmensa y me resbalo por sus faldas y puedo coger puños y puños de coquita rica y metérmela en las narices como cerda, a puños, sin pensar en que no se caiga la bendita, mientras echo la cabeza atrás y aspiro bien fuerte. Cuando abro los ojos está jalando Nacho. Lo miro echar la cabeza pa atrás y sonreír. ¿En qué pensarás, Nachito Nachote?

      El saborcito coquero me baja. Me levanto y voy al refí a ver si hay otra cocacola. Sí hay. Dicen que la coca cola tiene cocaína. No sé si sea cierto, pero las que yo me bebo sí. No hay nada más rico que una cocacolita bien fría pa calmarse la sed del jale. A mí no me late combinarme con cerveza. Me pone mal. Me da la taquicardia. Me paniqueo. No, mejor una coquita. Voy a la ventana y enciendo un cigarrillo. Por el rabillo del ojo espío al Nacho. Habla con César y con Rogelio sobre algún pinche tema de hombres; una vieja a la que se anda cogiendo. Los quiere entretener. Aún teme que le hagan cuentas en la cara y que sin querer, cuando se levante y les diga alzando los brazos búscame si no me crees, valedor, yo no soy un pinche rata, se le caiga del cinturón la grapa. Qué cagado sería, pienso. Además, así yo quedaría impune. Es más, pienso, si yo lo delatara quedaría como una pinche vieja chingona, fiel, en la que se puede confiar. Podría chingarles coca yo solita en otra ocasión sin que sospechen de mí. Dirían no, no mames, la Coquis no, ella es rifada, ella es la banda, ella no hace esas mamadas; acuérdate la vez que nos salvó del pinche Nacho, ese sí era un lacrota sin corazón. Ya vas, me dije.

      Así, sin hacer mucho ruido, miré a César a los ojos y cuando capté su atención le dije bajita la mano, ven, güey, con la cabeza. Se sacó de onda pero sin interrumpir el chororte del Nacho se levantó discreto y se acercó a mí con una sonrisa en la cara; el pendejete ha de haber creído que lo llamé en silencio para pedirle que me dejara mamarsela en el cuarto. Ja, ni es tus más dulces sueños, nacote. Qué pedo, güey, me dijo. Y que le echo el venenazo. Le digo oye, güey, cuántos papeles llevamos, y él, sacado de onda, hace cuentas y mira los que hay en la mesa, pero está pendejo y no ha llevado la cuenta y me dice que no sabe, qué por qué la pregunta, y le contesto, así, muy discreta, muy solidaria, muy amigaza no estoy segura, güey, pero creo que el Nacho se chingó un papel. César es güey por naturaleza. No creo, me dice, el Nacho es banda. Y yo, a ver, cuántos compramos? y él diez, creo. Vale verga, pienso, este no sabe ni cuántos compramos. Así que se la suelto derecho. Le digo se la guardó en el cinturón. Si no me crees, revísalo. Pero no digas que yo te dije. Y el César con la bocota abierta se lleva la mano a la boca y sin decirme nada regresa a la mesita y hace como que cuenta los papeles y le dice al Rogelio, así, calmada la cosa, como que se acaba de dar cuenta, como que sí tenía los papeles contados güey, creo que falta un papel, canijo. Y el Nacho, jajajajaja, pobre cabrón, no más traga saliva y se hace pendejo y es el primero en levantarse a contar, todo exagerado, todo teatrero, gritando que no puede ser, que él los tiene contados y que no, no puede ser, que están bien. Hasta suspira y dice, luego de haberlas disque contado, pinche César, me metiste un sustote, cabrón. Rogelio le cree, es tan imbécil como César y no cuenta el pan. Aunque, César, advertido por mí, insiste en que sí falta uno y el Nacho, necio con que no, y Rogelio hace las cuentas con los dedos mentalmente y se arma la pachanga. Me acerco y me preguntan, a ver Coquis, ayúdanos a contar. Por supuesto, me hago pendeja. Mamona, les digo yo no cuento la sal, si hace falta compramos más y punto. No sean pollos, les digo, total, que a fin de cuentas siempre se arma una segunda vaca, ¿no? Nacho me defiende sí, güeyes, no hagan panchos, les digo que no falta… y si falta, como dice la Coquis, pues armamos otra vaca y ya. Pero no hace falta, se los juro. Y no mames, jajajaja, el César, todo calientote por el cinismo de Nacho se le va encima. Así, de la nada, sin cantar ni pio, lo coge por el cinturón, le esculca y ¡tómala! Cae la grapita al suelo. Yo te vi, cabrón, le dice. Y el Nacho, con las patas temblándole no mames, cabrón, no mames, esa es mía, esa no es de la vaquera, cómo crees, hermano, no me chingues, esa la traje yo por si nos faltaba al final… Pero el César necio con que él lo vio. Rogelio, impresionado y emputado levanta la grapa y se la canta al Nacho al chile vete, canijo. No quiero que estés en mi cantón, pinche lacrita que saliste, no me chinges, eso no se hace, entre compas no se roba la coca, no mames, neta no mames. Todo emputado, moviendo la cabeza en son de pelea, con la boca chueca, con las venas en la frente saltándole del coraje y la trabazón de la coca, con los puños bien apretados. Y el Nacho puto, con la cola entre las patas camina a la puerta, casi llorando, pero creyendo que no fue pedo mío, que yo hasta lo defendí diciendo que yo no cuento las cosas, y sale y se va y Rogelio azota la puerta.

      Bueno, me dije, ahora solo somos tres y así nos toca de a más. Y mientras César y Rogelio se lo pasaban repitiendo, no mames, no lo puedo creer del Nacho, eso no se hace, qué jodido, que hijo de puta, etc., yo cogí el plato y una grapa y la navaja y me armé un par de líneas bien guresotas y me las jalé en chinga. Una detrás de otra. Sin respirar. Y me dije Coquis, eres una reverenda ansiosa adicta coquera loca lacra hija de la chingada, pero cómo te quiero, cabrona. Y luego de un destello de luz en mi cerebro, como un toque eléctrico enviado por Dios, que la neta me sacó de onda, pero no hay pedo, despacito y con calma, con la paciencia de la que sabe que ya pasó el pedo y salió airosa, les armé unas rayas delgaduchas a César y Rogelio y con mi carita triste por haber sufrido junto con ellos el hurto, les ofrecí coquita rica, porque con coca las penas son menos. La aceptaron de buena gana y me dijeron pinche Coquis, tú sí eres la bandota. Y un latigazo de placer me recorrió el cuerpo y me eché al sofá a armar un bazuco pa relajarme.






      

2 comentarios:

  1. Qué hongo, güeyes... no pues sí, me cae, como de que ño, que pertenecen a la bandota, grandota y rechonchota. Como las fiestas de la Bondojito, ahuevo, ahuevito. jajaja. Rehabilitense vatos o fenescan en el jaleo, o traigan para su vicio y o mejor no la prueben, ¡y ya dejen de chingar la madre con su pinche vicio.!

    ResponderEliminar
  2. vaya que terminé de leerlo, nomás por chingar al perro..

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails

Derechos reservados.

Todos los textos de este sitio son de la autoría de quien los firma y están debidamente protegidos bajo la Ley Federal del Derecho de Autor. Para su reproducción total o parcial, favor de contactarse a: redaccion@whiskyenlasrocas.com