jueves, 7 de enero de 2016

Un mes sin filete.

Texto por: inDiios
Sitio del autor, aquí.


Relato dedicado a “Pajarito”; acelerado, bizarro y con suerte. Un abrazo a la eternidad, primo. 

Cuando cursaba el sexto semestre de carrera, deseaba vehementemente acabar los estudios y encontrar otro trabajo, presentar mi carta de renuncia, ver así la cara de autogol de mi jefe que tanto fastidiaba, algunas veces hasta me mandaba a comprar sus cigarrillos Hamilton, yo no era practicante, pero él siempre buscaba la forma de insistir con su cargo sobre el mío, ser asistente de marketing incluía también hacerle recados tontos. Ansiaba cambiar de trabajo porque no soportaba sus maneras, era muy displicente conmigo, pero jamás imagine que después de terminar mi carrera, me encontraría un día cortando cabezas de cordero y despiezando género en una casquería en el barrio de Aluche en Madrid.
            Con dos maletas de veintitrés kilos cada una y un equipaje de mano de ocho kilos sobre mi espalda, la persona que me recibió en el terminal cuatro del aeropuerto de Barajas, me entrego una llave junto con una dirección anotada en un papel un poco arrugado, doblado en cuatro, también me alcanzo un plano esquemático de la red de metro de Madrid. Llevaba mucha prisa me dijo; - “Perdona chaval estoy muy liado, me has pillado en mal momento…”, me dio un apretón de mano, trato de parecer preocupado por mí, sonrió falsamente y se marchó, yo voltee a ver como se alejaba. Me vi solo en un lugar totalmente desconocido, no tenía ni familia, ni algún pariente lejano en Madrid. Me obligaba a encontrar la forma de llegar a aquella dirección que el sujeto me había dado. Era jueves, casi las nueve de la noche, preguntando logre tomar una línea de metro que me llevaría a “casa”, pero confuso, cansado y sobre todo neófito, aparecí en la estación de Sol, en pleno corazón de Madrid, la hallé espectacular y clásica, con mi melancolía trataba de encontrar algo de Lima en esos edificios antiguos, pero sentía que estaba dentro de una película de Alex de la Iglesia. Después de la impresión que me produjo la vista, me di cuenta que tenía toda mi vida en dos maletas, acostumbrado a andar a la defensiva, logre ahuyentar a dos tipos con acento raro y que después de defenderme verbalmente, se iban insultándome en su lengua, no les entendía pero podía oler su hostilidad. Por un momento olvide mi tristeza y me llene de rabia, ahora entiendo a Nietzsche creo que se refería a estos momentos, en los que viene bien sentir rabia.  De nuevo en el metro, esta vez tomando la ruta correcta, encontré a dos españoles que pacientemente me indicaron como ir al lugar que buscaba, además de ayudarme con el equipaje. Yo les llamo ángeles a estas personas que aparecen en momentos precisos y te ayudan desinteresadamente cuando crees que nadie lo va a hacer. Llegué a la estación de Nueva Numancia en el corazón de Vallecas, era tarde cuando caminaba por aquellas calles me sentía extraño, solo llevaba horas en España, recordaba que también me decían que me cuide de los fascistas y nazis, pero curiosamente encontré antifascistas, anarquistas y metaleros que solo veía en las revistas “Kerrang” y “Heavyrock” caminando por la avenida La Albufera, surrealismo puro para mí. Sentí un raro vínculo con ellos que me incito a preguntarles sin temor; -¿Disculpa brother, la calle Peña Prieta?, -Tu tira para arriba macho, sigue recto y a la tercera calle doblas a tu derecha. -¡Gracias tío!         -¡Tranquilo chiquitín!
            Ya llevaba recién un mes en España, estaba viviendo en carne propia todo lo que me habían contado amigos y conocidos; “… si cholo, los primeros meses son los peores”, “…en la construcción te sacan el ancho”, “si vas solo vas a sufrir un huevo”…  Efectivamente, los primeros meses eran cruciales, algunos no soportaban la presión y se regresaban, mandando al diablo todo lo que habían hecho para viajar. Lo heroico es mantener tu postura ante las “cosas”, no claudicar en el camino. Yo no tenía otra opción, solo seguir adelante. En las noches recordaba la cara de mi novia en el aeropuerto, la de mi madre con la misma mirada tierna y triste de aquel día que me nebulizaban en el hospital cuando tenía quince años, debido a mi ataque de asma. Pensaba también, en que estarían haciendo mis amigos, mi novia, mi familia, como estarían esas vistas antiguas y neo realistas de Lima, lo que queda de ese art nouveau, el brutalismo del centro cívico, las calles de barranco, el jirón Quilca, los gallinazos planeando perfectamente en el cielo, la vieja casa donde vivía Cesar Vallejo, los recitales de rock independiente que me estaría perdiendo, los jugos de papaya o guanábana en el mercado posteriores a mis largos paseos en bicicleta por Huachipa, ¡Dios! ¡Me voy a volver loco!, ¡como he podido dejar todo eso y cruzar el atlántico! Daba vueltas en la cama y no lograba conciliar el sueño, las tres de la mañana y en Lima eran las nueve de la noche. Con la soledad, la cama y algunos pocos trastos me obligaban a escapar de la habitación, si no salimos de casa, estamos seguros de los peligros que trae la calle, pero también si nos quedamos dentro, la soledad nos termina matando o enloqueciéndonos.
Se me acababa el dinero. Todas las mañanas compraba el periódico de anuncios clasificados, marcaba los anuncios que me interesaban y los transcribía en una libreta, llamaba y concertaba citas de trabajo, por las tardes me iba a los cibercafés a ingresar mis datos en páginas web de empleo, también conversaba con mi familia. Se me había hecho casi rutina, ya empezaba a acostumbrarme poco a poco a vivir lejos, pero nunca del todo, a veces el vino tinto me ayudaba a recordar todo como si fuera ayer, trataba de no ponerme triste, buscaba refugio en la música, en la televisión, en la vieja guitarra que conseguí en un rastro, en los amigos que iban apareciendo, en los sueños bonitos que tenia, pero claro no dejaban de ser solo sueños. Logre obtener mi primer empleo de comercial en una empresa que prestaba servicios para distintas entidades bancarias, mi trabajo consistía en domiciliar nominas, pero a los clientes tenía que atraerlos en frio, es decir en centros comerciales e intempestivamente, algunos eran amables, otros no y la mayoría simplemente pasaba ignorando todo lo que decíamos, me resultaba complicadísimo, lo abandone.  Al mes siguiente me contrataron en un empresa de telemarketing, pero al no lograr entender muy bien lo que me decía la gente, pese a que se habla el mismo idioma, tuve que dejarlo también, mejor dicho me despidieron y aquí comenzaron las dificultades. Me dio un bajón y la congoja se apodero nuevamente de mí, me sentía inútil en Madrid, nunca me habían echado de un trabajo, siempre era yo el que lo dejaba, hay una primera vez para todo  y esta era la mía, pasaban los días y no encontraba trabajo, pasaba la semana y nada, el dinero otra vez se acababa en pagar habitación, transporte y comida, finalmente la crisis financiera norteamericana repercutió en mi vida y me vi afectado por la recesión una vez más, yo que huía de aquello, por  eso salí de Lima. Llegue en el momento “indicado” en el año 2008 la crisis desempaco maletas también, la época de bonanza se acababa, eso me decían algunos amigos colombianos; “antes encontrabas curro de un día para otro”, “antes decorabas tu habitación con lo que tiraba la gente, ¡era una chimba!”, “antes tenias dos o tres trabajos”… La recesión también cruzo el continente y me alcanzo en España. Necesitaba un empleo urgente, pero un empleo en el que no gane un sueldo por comisión, un empleo de sueldo fijo.
Una mañana muy soleada se dejaba ver por la ventana, la persiana estaba estropeada y no bajaba, yo vivía en una quinta planta y la vista no estaba mal, a veces me quedaba mirando fijamente a las nubes encontrando formas curiosas, el cielo azul era perfecto, cuando llovía a cantaros sacaba la mano por la ventana y observaba como las gotas caían sobre charcos. No era normal para mi, siempre estuve acostumbrado a la fina garua y a la neblina tan melancólica de Lima. El piso era de un peruano  que llevaba como nueve años en España y fue él quien toco la puerta de mi habitación; -¡Oye Pepe! ¿Y sigues buscando curro?  – ¡Claro! ¿Por qué? ¿Sabes algo? – Si, hay un tío acá en el mercado Las águilas que paga muy bien, te doy su número llámalo y haber que te dice, yo he trabajado con él, la chamba es huevo.  Yo estaba dispuesto a trabajar en cualquier empleo, incluso desde que tome el avión a Madrid ya tenía esa idea en la cabeza, así que llamé al señor del mercado y acudí a él.  -¿Has trabajado en esto alguna vez?  Me preguntó el señor del teléfono, que ahora lo tenía en frente; un hombre calvo y con cara risueña, se llamaba Manuel. – ¡Claro! Le dije. No tenía ni idea, pero necesitaba un trabajo y no podía dejar pasar oportunidades. Cuando fui al día siguiente, encontré al señor Manuel en su puesto, me llevo a un pequeño almacén  para que me familiarice con los productos y de paso conozca a los compañeros, “todos son muy majos” me dijo, primero me presento a su socio, era su hermano, otro hombre con el mismo aspecto pero con un rostro de amargado, cuando me presento con él me sentí casi ignorado, luego se dirigió a un sujeto de baja estatura y de tez blanca muy hablador, era un ecuatoriano y en dos minutos de conocerlo me conto que era hincha del Barcelona y que hacía cinco años que no iba a su país, no tenia papeles, luego me presento a un polaco el cual no abrió la boca para nada. Después de aprender lo básico del genero y de los pedidos en la cámara frigorífica, el señor me llevo a mi puesto de trabajo, yo estaría cortando y despiezando el género pero no en atención al público, más bien detrás, cuando más cerca estaba de desempeñar mi tarea, más miedo sentía y una especie de angustia o pena, no descubría exactamente que era. Llegué y me presentaron a un rumano de veinticinco años, nos saludamos y me explico un poco la dinámica del trabajo, decía lo justo, hablaba muy bien español, se limitaba a decir cosas básicas como; si, no, claro, vale, no se… pero consideraba que él era un buen tipo, entonces me dijo; - debes cambiarte, no puedes trabajar así, ensuciaras tu ropa, ¿no te dio una camisa y zapatos el señor Manolo? Le respondí que no, y me mando a preguntarle a un anciano que atendía a los compradores en las vitrinas donde se exhibía el género. -Disculpe señor, necesito una camisa para trabajar, ¿tiene alguna?, he comenzado hoy. El anciano me quedo mirando de arriba abajo, tenía un cuchillo muy afilado en su mano izquierda, lo acariciaba sutilmente, luego se rasco la ceja blanca, volteo a ver a un tipo que cruzaba con su bolsa de hacer las compras, regreso su mirada hacia mí y me dijo que no, pero que buscaría algo para darme. Después de algunos minutos me alcanzo una bolsa, la abrí y observe lo que contenía; eran unos zapatos de plástico estos que usan los jardineros para no mojarse los pies, salpicados totalmente de residuos y una camisa que alguna vez fue blanca, parecía que era la camisa de Charles Manson pero qué importancia podía tener eso, igual nadie me vería, estaría cortando carne dentro del puesto del mercado. Me saque la ropa con cuidado la doble como siempre lo hago y la guarde en un lugar seguro, me fije y la ropa del anciano estaba al costado de donde yo dejaba la mía, mire sus zapatos y me dio otra sensación rara, eso de ver los zapatos de la gente cuando no los tiene puestos, es realmente extraño. En fin, seguí con lo mío, cuando ya estaba con el “uniforme” puesto, comencé primero a limpiar una cámara que era como un pequeño almacén, el rumano me indicaba como debía hacerlo, vaciábamos unos cubos llenos de algo que no era carne, con algún liquido que variaba de color dependiendo lo que llevaba dentro, algunos estaban llenos de tripas, otros llenos de corazones, hígados, vientres de algunos mamíferos y otros de cabezas de cordero, era un ambiente realmente sangriento, el olor a sangre se me introducía  hasta la sien, mientras trabajábamos, Calin el rumano,  me preguntaba cosas que se le iban ocurriendo; hablamos de países, sueldos, del clima, de informática, de chicas, de nuestras familias, de planes de vida, de Bob esponja, de Bukoswski… hasta que me preguntó en que trabajaba yo antes, cuando le dije que era teleoperador, se quedo mirándome y carcajeó. A mí no me parecía tan descabellada la idea.  -¿qué coño haces acá? Me dijo. Este trabajo es duro, es mas físico, si tú sabes hacer algo, mejor busca trabajo en eso. ¿Y tú? Le pregunte. –Yo no tengo papeles, trabajo aquí hace dos años y ahorrare hasta tener papeles. – sí, tienes razón, pero necesito un trabajo.   – Esto no es para ti tío. Y que sabrá este, pensaba yo.  Terminamos de limpiar y vaciar los cubos, pasamos a trozar el género. Sobre un repostero había una madera más del triple de la que utiliza mamá cuando corta el pollo para “nuestro almuerzo en casa”. Al costado tenía un recipiente que reposaba en el suelo pero lo que contenía flotaba en su mismo líquido y lo podía alcanzar para ir seccionándolo y colocándolo en otros recipientes, el primero contenía viseras, mi labor consistía en sepáralas, seccionar el hígado, las tripas y demás órganos. Al comienzo yo cortaba de manera instintiva, pero ahí estaba el rumano para decirme como debía hacerlo, ya me había hecho dos cortes en el dedo y media uña del índice estaba ausente a causa del stainless.  Calin poseía una habilidad que lograba separar todo en segundos, incluida la forma de lanzar los órganos y viseras en depósitos correspondientes, era muy diestro con el cuchillo. Logre cogerle la maña y de algún modo en minutos ya tenía algo de destreza también, cuando me concentraba en el trabajo y olvidaba por completo lo que estaba haciendo, entraba el anciano a vociferar y a pedir que le saquemos más “cosas” cortadas, comenzaba a importunarme, yo me preguntaba, donde diablos estaba la carne, solo me dejan que corte las sobras. Fue una eternidad para la hora de descanso, Calin me dijo que tenía diez minutos para descansar o tomar café. Cruce una vitrina y me vi reflejado, sentí pena por mí, me vi sucio trabajando entre sangre y viseras  con un sueldo que no lo justificaba, me pagarían doscientos euros a la semana, trabajando nueve horas diarias y hasta más, sentía que no avanzaba mucho con mis metas trazadas, esto no estaba en mis planes. Antes de irme me fije que Calin en vez de salir a tomar un café o a fumar un cigarrillo, simplemente abrió una especie de puerta situada en el techo del local, bajó una escalerilla desplegable y se trepó, me quede ahí de pie observando cómo se perdía en la oscuridad de ese agujero, cinco segundos después me cambie y fui a caminar, me senté cerca a un pequeño parque, encendí un cigarrillo y una lagrimilla escapó por mi mejilla izquierda, los coches cruzaban raudos, las personas caminaban con prisa, con preocupación de algo, algunos aviones dejaban marcas en el cielo azul, solo veía felicidad en la cara de los niños que iban con sus padres y en aquellos perros que iban con sus dueños meneando la cola y tirando de su correa para poder olfatear algo. Yo estaba solo y sin dinero para comer, en Lima podía estar sin dinero pero un plato de comida nunca me faltaría y solo jamás estaría, hasta eche de menos a mi ex jefe. Como extrañaba el bullicio de mi ciudad. Arroje el cigarrillo al suelo y retorne al mercado, cuando llegué le pregunte a Calin por que no salía conmigo a fumar o a tomar un café, me dijo que él dormía allí arriba, le pregunte por qué no buscaba una habitación de alquiler y me dijo que ahora me tocaba cortar cabezas de cordero. Tenía que seguir con lo mío y yo nunca había cortado ni siquiera un pollo, esta nueva labor consistía en realizar un corte perfecto justo en el medio del cráneo de tal manera que la parte superior se abriera quedando al descubierto la lengua del animal, tampoco debía usar mucha fuerza puesto que esa fuerza se podía ir con todo hasta la mandíbula inferior, corté más de seis cabezas con todo y lengua, cuando llegaba Calin, reía un poco al ver que su aprendiz destrozaba aquellas cabezas, me decía que tenga cuidado con la lengua, incluso cortó algunas cabezas con su acostumbrada destreza para que yo pueda hacerlo mejor, el que si reclamaba era el anciano, entraba y gritaba; -¡COMO COÑO VAIS A CORTAR ASÍ LAS PUÑETERAS CABEZAS, ESTO NO LO COMPRARA NADIE COÑO!. Nunca le respondía nada a ese señor, yo miraba el reloj y daban las doce con quince, ¡Dios las horas no pasan!, volvía a verlo y eran las doce con dieciocho. Más tarde llegó el señor Manolo y nos preguntó algunas cosas acerca del trabajo, luego nos dijo a qué hora almorzaríamos cada uno para poder relevar el puesto, dicho esto se marcho. El primero en irse a almorzar fue el señor Antonio, el anciano que despachaba al público, entonces llego el hermano de don Manolo, se llamaba Daniel, este hombre tampoco hablaba, solo abría la boca para ordenar, parecía que disfrutaba mandando, me dijo que saliera y atendiera a la gente. -¿Me cambio de ropa? Pregunté. –No así está bien me respondió. No me gusto nada la idea, no era agradable para los clientes que alguien con la ropa de Jack el destripador los atienda, creía que este señor lo hacía por fastidiar, así que me dio lo mismo, total el negocio era de él. Me puse algo que me cubría parte de la cara y salí a atender a los clientes, era inevitable verme reflejado en las vitrinas, recordaba cuando  vestido de traje y corbata visitaba al jefe de logística de Graña y Montero, cuando era ejecutivo comercial de una corporación papelera en Lima, cogía mi automóvil a la salida del trabajo y escuchaba a Rafo Raéz, rumbo al canal cinco a recoger a mi primo, nos íbamos al cine ó a tomar algo por ahí con alguien más, tiempo después vendí el coche para emprender un largo viaje y aquí estoy, en Madrid recordando como tonto aquellos tiempos no muy lejanos. Pero qué más da, las cosas en la vida no aparecen gratuitamente, hay que lucharla, yo decidí esto y tengo que asumirlo, un hombre cobarde no sirve para nada.
Todo el tiempo que atendía al público, el señor Antonio no me quitaba la mirada de encima, me analizaba como si me fuera a robar algo, después de un momento me dijo; - ¡EH CHAVAL! Tienes dos horas para merendar y ni un minuto más tarde ¿vale? Lo mire, me saque la mascarilla que traía en la cara y la arroje contra la vitrina mientras él observaba como me alejaba en silencio,  fui por mi ropa, me cambie y salí del lugar, me daban dos horas porque era un trabajo de horario partido, al final trabajaba como diez horas. Cuando llegué a casa, me prepare algo para almorzar, mientras cocinaba me empeñaba en pensar en cosas bonitas, como la sonrisa de mi novia, el amor de mi madre, la pujanza de mi padre y los concejos de mis hermanos, pensar en eso me fortalecía para seguir adelante, “jamás los defraudare”.  Sonreí solo, como un loco, hay que estar loco para dejar “momentáneamente” lo que amas, pero esa locura me ayudara a ser mejor persona y a valorar mucho mas algunas cosas, más que locura, creo que es un tema de valentía, me sentí bizarro después de mucho tiempo.  Acabe de cocinar y almorcé solo, estaba ya un poquito mejor, pero era ineludible pensar que tenía que volver a ese trabajo, acabe mi comida y lave los platos, fui al baño me lave la boca, la cara, fui a mi habitación y me di cuenta que tenía dos llamadas perdidas de un teléfono fijo, me tumbe a la cama y llame, me contestaron de una oficina de almacenes de una gran cadena de alimentación, recordé que había dejado varias solicitudes de empleo ahí, me cambio el semblante, me citaron para una entrevista y me preguntaron el horario que deseaba. No podía estar más feliz, era el trabajo que estaba buscando, sin comisiones ni nada, sueldo fijo y con ocho horas de ley. No me importaba que sea un trabajo pesado como me decía Calin, la consigna era trabajar para tener dinero y ya está.
Retorne a mi jornada de trabajo y las horas restantes se me pasaron muy rápido. Tenía otra puerta abierta que me daba sosiego. Al finalizar el día llego el señor Manuel se acerco a preguntarme; -¿Y chavalote como te ha ido en tu primer día?  – La verdad don Manuel mal, esta camisa salpicada de sangre todavía huele al sudor de alguien, y ni le cuento de las botas, además son las nueve y cuarenta de la noche, y yo entre aquí a las ocho de la mañana, doscientos euros a la semana me parece una cantidad irrisoria para alguien con permiso de trabajo como yo, y solo he cortado panzas, viseras, mollejas y cabezas… - Es tu decisión, te pagare el día y ya está, no se habla más. Pero solo una cosa macho, no esperes cortar filetes de carne, ¡que esto es una casquería coño! ¿No sabéis lo que es eso?
Me fui con veinte euros en el bolsillo y con una experiencia más, divagaba acerca de mi futuro. Sentado en el paradero esperaba el autobús para ir a casa, me di cuenta y había más de diez personas detrás de mí haciendo fila. La noche estaba fresquita, el viento soplaba armónicamente y despeinaba a algunos distraídos, la luna desparramaba su luz sobre nuestras cabezas y pocos lo notaban. 
Llego el día de la entrevista para el trabajo de mozo de almacén en Mejorada del Campo, tuve que viajar en metro hasta conde casal y de ahí coger un autobús que me llevaría al polígono de Mejorada, cogí un asiento al costado de la ventana, me puse los audífonos, pulse Play y a disfrutar del paisaje, salíamos de Madrid y todo se ponía más verde, echaba de menos a mi novia cuando veía esos paisajes, recordaba también mi ciudad; las combis, la cultura chicha,  todo el caos, pero extrañamente echaba de menos todo eso también.  
Llegue a tiempo, incluso fui el primero. Deseaba tanto trabajar que fui seleccionado entre doce personas que estuvimos aquel día escuchando las condiciones de salario, horarios y algunos impresos que tuvimos que cumplimentar, además de la entrevista personal con el jefe de planta. De los doce, quedamos solo dos. Es increíble todo lo que uno puede lograr solo con desearlo, claro también hay que luchar mucho, mucho, pero si en realidad lo deseas, lo consigues. Yo he quedado alucinado con eso. Con lo caprichosa que es la vida algunas veces o es que tratara de enseñarnos algo y lo ignoramos totalmente.
Después de un año de trabajar de mozo de almacén, me dieron vacaciones, planifique mi viaje y enrumbe a Lima otra vez. Cuando estaba en el avión tenía una pelota imaginaria en la garganta, una ansiedad pero de las buenas, por mi cuerpo recorría un júbilo colosal, ganas de ver a mi gente, de decirles cosas al oído, abrazar a mis viejitos, de besar a mi novia; aunque muchos hayan pensado que esa relación se iba a desvanecer como el alcohol en las mejillas de un niño, la distancia podía hacer dos cosas con aquel “fuego” que llamamos amor, o apagarlo poco a poco, mes a mes, año a año, o ir alimentando ese fuego, con cada llamada, con cada recuerdo, avivarlo y mantenerlo siempre encendido, pues eso sucedió conmigo. Me case con ella en Lima y regrese a Madrid a trabajar, tengo que estar con ella en Madrid, si no mi vida seguirá casi vacía, trabajando, a veces triste, a veces alegre, extrañándola, eso no es vida.
Ha pasado tiempo y todavía no he podido traerla, han seguido sucediendo cosas buenas y malas, épocas muy duras, días en los que solo tenía una barra de pan, dos zanahorias y una cebolla, etapas en las que ya extraviaba mi esperanza, pero eso jamás debemos perder.  Estaba olvidando que cuando uno desea algo con todo su ser, lo consigue. Así será, encontrare otro trabajo por las mañanas, hare lo que sea  y de algún modo ella estará aquí conmigo, solucionare mis cosas, pagare otras, homologare mis estudios, estudiare algo más, publicare mis poema; son algunos temas que están pendientes y los terminare.
Ya es primavera en España y los días buenos ya están aquí, el sol se cuela entre mis cortinas, amanece un día soleado y me siento con todo el brío del mundo para hacer las cosas bien, enciendo el ordenador y cargo el Winamp pongo Play en orden aleatorio y suena una canción de Carlos de Abuín; “Tras un mes sin un filete, a base de macarrones, me puse unos pantalones y me he encontrado un billete… Hoy estoy feliz que bonito es vivir”.







Texto por: inDiios
Sitio del autor, aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails

Derechos reservados.

Todos los textos de este sitio son de la autoría de quien los firma y están debidamente protegidos bajo la Ley Federal del Derecho de Autor. Para su reproducción total o parcial, favor de contactarse a: redaccion@whiskyenlasrocas.com