domingo, 7 de junio de 2015

Los diarios comenzaron a publicar que el barrio era peligroso.



Los diarios comenzaron a publicar que el barrio era peligroso (atracos, asesinatos, violaciones), y la gente comenzó a repetir de sus cochinas bocas todo lo que se leía en los diarios.

      De un día a otro los comerciantes comenzaron a cerrar sus locales. Preferían matar de hambre a sus hijos que arriesgarse. De cualquier modo ya casi nadie salía a las calles, excepto algunos vagos que aprovecharon la histeria para cometer verdaderos atracos (menores). La gente tenía miedo porque se hablaba de crimen organizado. Los vagos aprovecharon ese miedo. Pintaron de león al gato. Antes de los diarios nadie había sufrido un atraco. Pero una mentira es una verdad en gestación. Más si proviene de los medios.

      Los borrachos lo sufrimos porque nadie quería vender alcohol después de las nueves de la noche. Había que tocar a los abarroteros las cortinas echadas abajo desde las seis. Nos atendían a través de pequeñas ventanas enrejadas. Había un interrogatorio previo: ¿quién es?, ¿dónde vive?, ¿qué quiere? Había una inspección visual; si se era desconocido no se vendía. Casi había que rogar. Había que entregar el dinero por la ventana antes de recibir la compra y podían pasar varios minutos antes de recibirla. Y había que regresar a casa con miedo. Si eras una señora que iba por leche, te cagabas en los calzones al ver venir por la misma acera a los vagos. Las calles se habían vuelto oscuras, solitarias y silenciosas. Habían creado el escenario perfecto para el crimen. Hacerlo era demasiado fácil. Todo mundo estaba acostumbrado. Abierto a ser robado sin más. Predestinados.

      De a poco, los vecinos comenzaron a juntarse y a exigir a las autoridades, al gobierno, más seguridad. A estas peticiones se respondió con cámaras de vigilancia colgadas en los postes de luz y con rondines de patrullas a toda hora. El barrio se convirtió en un lugar vigilado. Los mismos ciudadanos metieron el ojo del Diablo a sus casas.

      ¿El barrio se volvió más seguro? No. Ahora había que cuidarse de los vagos y de los policías, que subían al coche a cualquiera bajo cualquier pretexto. Había que pagar las extorciones. Todos eran sospechosos. Hasta se acusó a las amas de casa de contrabando menudista de marihuana y a los hijos de los comerciantes de vandalismo. Los comerciantes tuvieron que pagar el precio de la vigilancia. Los policías impusieron cuotas. Se hacía firmar a los dueños de las tiendas una hoja que acreditaba la ronda matutina, vespertina y nocturna.  Los vagos no dejaron de atracar. Se aliaron a los policías y pudieron operar a rienda suelta a cambio de mordidas.
     
      Con el tiempo el barrio se convirtió en eso que los diarios publicaron alguna vez, y, paradójicamente, se publicó que el barrio era mucho más seguro ahora gracias a los esfuerzos del gobierno por mantener el orden. Pero las cosas empeoraron y gente de otros barrios llegó y atracó más duramente y violó y hasta utilizó propiedades para capturar a secuestrados y se habló de una lucha sin tregua contra el secuestro. Capturaron a los vagos y les hicieron pasar por cabecillas de bandas de crimen, de secuestradores, de ladrones de casas y de violadores. Los gatos se convirtieron en chivos y a los verdaderos leones nadie los enjauló.

      Bombardearon con publicidad de partidos políticos de derecha e izquierda todas las calles. Colgaron lonas de las casas, de los postes, de los cables de luz. Las pegaron en las bardas y en hasta en las banquetas. Coches con altavoces pasaban pregonando el esfuerzo de los partidos por disminuir la delincuencia. Hacían promesas de seguridad a cambio de votos. Regalaban cachuchas y bolsas de plástico y playeras. Podías ver toda esa propaganda tirada por las calles, arrastrada por el viento, con las caras de esos cerdos sonriendo y posando con sus esposas e hijos. Los postulados a gobernadores daban pláticas en calles que cerraban y los colonos escuchaban y tragaban toda esa mierda.

      Construyeron canchas de futbol para alentar a la juventud al deporte y minimizar el ocio, madre del crimen. Nadie fue a las canchas porque las tomaron los vagos y los policías y las convirtieron en nidos de ratas humanas y en puntos de narcomenudeo y en rines de peleas callejeras y en baños públicos. También en escaparates de propaganda política.

      En los mercados escasearon los productos y el kilo de carne y de huevo se disparó. Los partidos políticos no perdieron ocasión de prometer soluciones. Pero no solucionaron algo. Las escuelas públicas tuvieron el más alto índice de deserción jamás antes registrado. Los maestros se fueron a huelga. Cerraron las escuelas. Los alumnos se encontraron a sí mismos ante la nada. Salieron a las calles y aprendieron a fumar marihuana y a robar y a conducir motos chinas que compraron en Elektra. Las madres de los muchachos se persignaban y lloraban y asistían puntuales a las reuniones políticas a recibir sus chicherías y a escuchar promesas falsas y a entregar sus votos. No tenían algo más.

      Los diarios continuaron su implacable labor de loar los esfuerzos del gobierno. Y la gente continuaba repitiendo todas aquellas cosas de sus cochinas bocas y creyendo que el gobierno era bueno y hacía lo que podía ante la inminente condición infernal en que vivían y ya no recordaban que el barrio, alguna vez, fue un barrio tranquilo y bueno y todos paseaban por las calles sin cuidarse las espaladas, y los chicos asistían a clases y los comerciantes trabajaban honradamente y se maldecían a sí mismos y a la juventud podrida y a México y a los maestros de las escuelas, y jamás pensaron que todo había sido tramado y predispuesto por mentes malditas. Su visión no llegaba tan lejos. Su visión se quedaba en Dios y el gobierno y en sus buenas intensiones.

      Luego, un mal día, uno de los partidos de derecha ganó las elecciones y se olvidó del barrio y no volvió nunca más con propaganda. El barrio se jodió para siempre. 


        Quizá, algún día, el gobierno vuelva con nuevas fuerzas combativas y todo se solucione. Mientras tanto hay que esperar en casa, mirando las noticias en el televisor y el fútbol y leyendo los diarios a ver si sale algo al respecto. Mientras tanto, hay que salir a la calle a vender papas fritas sobre una mesa, o hamburguesas, o fruta rayada, en la esquina de la avenida, y pagar a Vía Pública el permiso o la cuota, porque no hay otro modo de trabajar (nadie terminó la preparatoria). Y hay que rogar a Dios para que nuestros hijos no se descarrilen.

      Y los borrachos volvimos a comprar alcohol y verlo todo desde nuestra posición de parásitos. Pero nadie toma en serio la visión de un borracho. 






1 comentario:

  1. Josefina Navarrete8 de junio de 2015, 10:26

    es una realidad tan bien explicada que siento ecaofrios muy bien petrozza eres un escritor sensacional

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails

Derechos reservados.

Todos los textos de este sitio son de la autoría de quien los firma y están debidamente protegidos bajo la Ley Federal del Derecho de Autor. Para su reproducción total o parcial, favor de contactarse a: redaccion@whiskyenlasrocas.com