jueves, 30 de octubre de 2014

Sin coger con mi psicóloga.




Estar con gripe me hace bien, puedo reflexionar cosas, contar cosas. Como lo que quiero contar de mi psicóloga, Fedra, ella que tiene una manera de hacerme desembuchar todo. Es una pregunta que me hace y con esa pregunta, pero solo con ésa, ahí le eyaculo verdades, mis verdades solo para sus orejas. Cuando estoy dando vueltas y vueltas y vueltas y vueltas ella me aplica La Pregunta con tono profundo y pausado: ¿Pero-Qué-Es-Lo-Que-Usted-Quiere-En-Realidad? Es como que me abre de un tajo y procedo a vaciarme. Fedra es una “post-lacaniana”, dice, de cuarenta y pico como la de Arjona, total y absolutamente partible en ocho, dieciséis, veintinueve pedazos. Ah, una perversa de la concha de la lora. Yo la tuteo, ella a mí no. Antes de que te la puedas coger te va a hacer llorar mil veces. Yo ya le lloré y le re-lloré, hasta arrodillado, pero ella me dice que llorarle es solo una treta del demonio para acabar en el descuartizamiento y el canibalismo, lo que oculta, en realidad, unas furiosas ganas de cogerla, que son producto, en realidad, de algo que se llama “transferencia”. Okey, okey, okey, es todo eso pero yo también sufro,  Fedra por fa, déjate coger por favor. Una vez le conté que me había pajeado con ella, que acabé gran cantidad de leche. Me dijo: “usted no se masturbó conmigo sino con la mina que construye usted a partir de su fantasía de mí y de otras minas que lo calientan, hasta con su madre”. Perra, perra, sucia perra, esa vez pasé al odio, odio, odio, sucia rata de mierda, hablar así de mamá. Puta. ¿Ves? Todas las psicólogas son unas putas ¡son unas putas reprimidas, eso son! Malditas putas. Dejé de verla un mes entero. Luego ella, sí escucharon bien, ¡Ella!, me llamó. Ella. No suelo atender el teléfono en la calle pero cuando vi su número la atendí y escuché esto: “¿Qué te pasa papi, ya no vas a venir más? Mami está extrañándote mucho, mami tiene la conchita muy babeada, goteante y caliente por vos, papito ¿No vas a venir más a visitarme? Le arde la cola a mami y tiene las tetitas gordas dolidas, llenitas de leche para darle de amamantar a papi ¿Cuándo vas a volver, mi amor?” Sentí un fuerte mareo, me encontré con la cara de un tipo barbado que me hablaba, yo estaba en el piso. Me había bajado la presión y desplomado en la esquina de Avellaneda y Buenos Aires. El que me hablaba era un linyera de la plazoleta. Luego apareció una mujer mayor que me dio agua y un caramelo ácido de frutilla. Me llevaron a un banco de la plaza y al rato me repuse. Por suerte no me robaron el teléfono, oh magia del ifone 5. No, mentira, tengo un HTC que es incluso mejor.



              Cuestión que volví a las sesiones pero me determiné a no mencionar a Fedra el incidente de la llamada, ella tampoco dijo nada. Bien, sería nuestro secreto. Ya sé, puta, que me quieres coger, pero por el momento, sólo por el momento, no va a suceder porque… es que ahorita me estoy cogiendo a una alumna del profesorado que me lleva re seco de leche. Así pensé y así lo hice, lo sufriremos juntos, Fedra. En fin. Ya sé que soy una persona lamentable pero ¿quién no lo es? Anda a terapia y vas a descubrirlo, todas las personas están hechas de una cadena de lamentabilidades, no te preocupes, no es tu culpa, el mundo es lamentable, aunque poco a poco uno hace su aporte y cuando más grande te haces más culpable sos también de todo eso. En fin, pero es que a veces no doy para tanto, y todas las mujeres lo quieren todo al mismo tiempo y no, no es así, hay que respetarse un poco uno mismo, ¿no? Esto me lo dijo Fedra cuando le conté que le andaba linyereando amor a una profesora que me prestó la cola una sola puta vez y ya no me daba más bola. Hay que respetarse más. Así que recién vuelto a las sesiones nomás hablamos de lo que anduve haciendo ese tiempo que falté. Hablamos de mis gripes, de mis viajecitos… pero nada de cogidas, eh, solo de trabajo, de la infancia y chorradas por el estilo, nada en lo tocante… Ah, y de literatura, porque yo me preguntaba si además de coger, a Fedra le interesaba algo más, por ejemplo la literatura: me mostró que estaba leyendo una tal Tsvietáieva (acabo de googlearla para escribir), ay estas psicólogas rusas que se hacen las gélidas y bien que les gusta la matraca. O sea, cuán puta sea Fedra no es mi problema en realidad, ¿ok? pero si me busca me va a encontrar, te lo firmo. Pensar que yo jamás hubiera ido a una psicóloga mujer, para no complicarme la vida, ¿no? Pero fui igual a Fedra ¡Quién me manda! Me la recomendó una amiga de mi tía. En realidad se la recomendó una amiga de mi tía a mi papá, al menos eso es lo que él me dijo, es decir: creo que papá se coge a la amiga de mi tía que se la recomendó, que se llama Silvana la Come-Papás, y yo re entiendo que alguien como papá la quiera partir en ocho de lo buena que está. Hijo´e tigre yo. Bueno, ahí me mandaron, a la cueva de Fedra, el dad le pagó tiqui-taca los dos primeros meses, hace un par de años cuando el viejo me halló vomitado y semi-muerto adentro del Fiat Avaro en el estacionamiento del edificio a las 9:40 a.m. de un oscuro lunes. Vas o te mato. Directo al grano, como es papá. ¡Pero yo no quería ir a una vieja chota de psicóloga mujer! y papá cerró la pequeña charla diciéndome: Vos vas a ir a ella y no a un psicólogo varón porque son todos gays y te vas a volver puto con un psicólogo gay porque esos siempre llevan agua para su molino... Muy gráfico papá. Y bueno, aquí estamos, tratando de que no me violen en el club de los pervertidos. Igual yo sé que me van a terminar amando con todas mis iniquidades. Fin.









5 comentarios:

  1. Me gusto, creo que me aligero algunas cargas.

    ResponderEliminar
  2. Me encantaría coger a una psicologa...mientras me analiza analiza....!!

    ResponderEliminar
  3. loco seria ir a la psicóloga solo para cogerla... vaya que iria!

    ResponderEliminar
  4. Ulises Chávez Tinoco31 de octubre de 2014, 9:10

    Les puedo asegurar que las psicólogas son tremendas.

    ResponderEliminar
  5. ¿Porque escribís estas porquerías? ¿Sos enfermo? ¿Te amedrentó la mina? ¿Arrugaste? Bicho canasto.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails

Derechos reservados.

Todos los textos de este sitio son de la autoría de quien los firma y están debidamente protegidos bajo la Ley Federal del Derecho de Autor. Para su reproducción total o parcial, favor de contactarse a: redaccion@whiskyenlasrocas.com