viernes, 12 de abril de 2013

Epifanías y maldiciones de un taumaturgo.


Texto por: Adrián Silva.


Génesis anti-erística.

Él la miraba. Postrado bajo un escenario epifánico, pues comprendió que también la luz del mundo, la luz de la realidad había empapado su devenir. Emergían cual él emergió de una caverna misteriosa y umbría, quizás para adentrarse en otra aún más enigmática. Más tarde, cierta curiosidad nublaba sus pensamientos, pues se preguntaba si toda la maldad que reinaba en su comunidad podría curarse, ¿y si ellos están dentro de una caverna, una caverna de ignorancia? ¿Podré hacer parir en los otros su propia alma?¿será un acto irrisorio? –se preguntaba-. Había en él una nueva concepción vital y comenzó a fomentar la búsqueda de la verdad a través de los otros, siendo su herramienta principal el dadaísmo.

 [Él soy yo, sí, el Barbado Mago de los sueños. Y mi nueva concepción vital está cargada de mis últimas y ambiguas reflexiones]

II

Estuviste, estabas…no estás. Extrañas conjugaciones que un día son indicativas y al otro tan solo subjuntivas. Es así que la magia ridícula se conquista con la retórica que afloja los músculos. Somos contradictorios pues nacimos en el seno de la contradicción ¿somos miserables? El sentimiento discepoliano de nuestra miseria es nuestra realidad ¿lo único verdadero con lo que contamos? ¿Lo demás es tan sólo imaginario?


Recuerdo un koan que decía: estamos en el agua al menos de momento ¿el estancamiento seguirá inmóvil?, pero ¿qué son los sueños? ¿Serán aquellas ventanas a lo que realmente vibra en nuestro interior? Los sueños no se explican, simplemente se remembran; son copretéritos licuados, maniqueos, soeces, eróticos, fatalistas, uto-distópicos; son la materia más subjetiva de nuestro ser, nuestra dialéctica plasticidad heterogénea. Entonces ¿qué es más real? ¿Los sueños que resguardan lo que en verdad sentimos, deseamos y esperamos? O ¿la realidad sensorial de donde se extrae la materia prima de los sueños, megalómana, sofista y reversa?
III

Él miraba cierto texto, estaba oculto en el bolsillo de sus pensamientos. Comenzó a leerlo enhorabuena, realmente necesitaba de ayuda, de ayuda dadaísta. Decía así:

Ríete, blasfema, destruye y vuelve a construir. Descorcha un vino. Desnuda tu logos y esculpe un par de nuevas apariencias. Al fin, a nadie le importas y a ti no te importa nadie. Ya nada importa…por eso mejor ríe como estúpido y utopiza la vida como aquella pelandusca que te feló como a nadie…

Le pareció pesimista, mucho muy pesimista. No era lo que necesitaba. Quizá el vino sí,  para ofuscar un tanto la presencia de los megalómanos narcisistas que acrecentaban la patología de su confinada vida. Ya estaba harto de ellos, de lo mismo, de fingir. Burlas, misoginia, discriminación, homofobia, todo sin fundamento. Eran un par de supuestos mesías tratando de salvar al mundo con meras descalificaciones, con supuesta congruencia. En fin, volvió a escudriñar en sus pensamientos y halló una frase budista que hablaba sobre el sufrimiento que recitaba el sufrimiento es alimentado, mantenido o acrecentado por el trabajo mental. Sufrir es siempre pensar que se sufre. Así se sufre más todavía. ¿Estaba sufriendo acaso? Tal vez, pero no lo quería aceptar, sin embargo, lo pensaba. Y si no sufriendo, por lo menos lo asolaba un tedio indescriptible…

IV

¿Será que cuando estamos padeciendo este mundo estamos escribiendo en el otro? Sí, escribir no siempre es un acto fáctico, concreto y objetable; todo el tiempo cincelamos criptogramas en nuestro interior y de ahí emanan conflictos, múltiples conflictos. El conflicto es interno. ¿Cómo gestar una nueva conciencia? Naturalmente, lo primero es observarnos y observar detenidamente el grupo social que nos ha configurado, pues de ahí emerge nuestra conciencia social. Pero eso no es todo. ¿Hasta qué punto sabemos algo de lo instituido? Porque ese grupo que nos configura también ha sido configurado (y eso no significa que de la mejor manera). ¿Cómo es que se configura una sociedad buena? ¿Qué es lo bueno? ¿Existe la bondad universal? He ahí el conflicto interno, el eterno conflicto entre lo instituido y lo instituyente. Mas lo instituyente se traduce en posibilidad de crítica y, por ende, de cambio. [¡Qué hermoso criptograma¡].
V

Y dime Barbado ¿para qué sirve reconocer la validez de tus criptogramas? ¿Qué carajos nos interesa lo que sientes y lo que piensas? ¿Acaso sirve de algo la literatura?-preguntó el roble ecuánime-

Para ti no, pues no tienes oídos y mucho menos corazón. Escribir literatura implica filosofar acerca de la vida, no es un acto estéril, pues estamos vivos, somos dinámicos, percibimos, interpretamos, asimilamos, creamos y recreamos. Escribir es un acto solidario, pues colectivizas tu palabra para que otros se apropien de ella. Bien o mal, ofreces algo, al menos una percepción distinta del que te está leyendo, así el mundo pierde su abrumadora amorfia social o su, quizá, homogeneización tediosa. Sentir es inherente a todos nosotros, los taumaturgos somos una especie de milagreros, porque, al menos, le damos voz a los sin voz, le damos sentido a lo que aparentemente no lo tenía, nos damos muerte y resucitamos, vamos y volvemos, reencarnamos, conjugamos nuevos verbos, reordenamos el caos y hacemos caótico el orden. Pretendemos ser artesanos de nuestra propia plasticidad inmaterial, porque el mundo ya está cansado de ser la prostituta de los funcionalistas. –Respondió el Barbado Taumaturgo-

La razón es más importante que la imaginación. Dándole tanto peso a tus sueños no eres más que un quijote, un esquizofrénico anfibológico. Tu dadaísmo me repugna, pues fomentas la ilogicidad y el subjetivismo. Eso no le aporta nada a nadie. –Insistió imperioso el roble ecuánime-

Evidentemente, no se puede conciliar con un necio erístico. Cual sofista te crees poseedor de la verdad sin saber que la verdad es también parte de la plasticidad psíquica de todo taumaturgo. Es más tú eres un taumaturgo. Todos los somos, pues eres humano, imaginas y sientes por más que tu fingida dureza exponga lo contrario…-inquirió el Barbado Taumaturgo-
VI

θαυματουργός es la vida sin lacónicos. θαυματουργός es magia mayéutica.



Texto por: Adrián Silva.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails

Derechos reservados.

Todos los textos de este sitio son de la autoría de quien los firma y están debidamente protegidos bajo la Ley Federal del Derecho de Autor. Para su reproducción total o parcial, favor de contactarse a: redaccion@whiskyenlasrocas.com