jueves, 12 de julio de 2012

Hermosillo es otro pedo.


Texto por: Eduardo Ortiz.
Sitio del autor, aquí

Hace unos días me llegó una invitación para asistir a un foro y talleres sobre auto-protección a periodistas, el cual se llevaría a cabo en Hermosillo y se me pedía confirmación ( en un principio no sabia si podría ir o no), por lo que dije a la persona que me llamó que más tarde confirmaba.

 Como ustedes no saben pero yo sí, los periodistas o reporteros, y mas aún quienes pretendemos ser independientes y no contamos con un sueldo que asegure nuestras necesidades, andamos siempre a la última pregunta tapando un hoyo y abriendo otro; cuando no es la luz, es el gas, el agua, la comida, el teléfono, la  gasolina para nuestro vehículo con 20 o más años de antigüedad, necesidades que padecen todas las familias mexicanas que como nosotros no tienen los ingresos necesarios o suficientes.

 Bueno, el pedo es que después de pensarlo y ver si podía permitirme ese lujo, al fin  confirmé que iría. Llegado  el día de mi partida, al principio pensé en ir en autobús pues mi carrito además de viejo es fronterizo. Eso significa que no puedo salir o viajar en  el más allá de la zona fronteriza sin un debido permiso, el cual no puedo tramitar debido a que el bato que vendió mi coche no cerró el suyo ni lo ha cancelado, hasta la fecha.

 Sin embargo, mi esposa me dijo que ella también iría, lo mismo que mi hija, pues teníamos casi dos meses ya sin ver a nuestro hijo mayor quien trabaja y vive en Hermosillo, así que cambié de idea al último momento y nos acomodamos en mi tsurito, partiendo la tarde del miércoles pasado a las 4.00 de la tarde con un calorón de la chingada como es usual en esa parte del país. Así que ahí vamos, sin permisos y por una carretera donde evitamos el paso por la garita aduanal arriesgándonos a ser detenidos por una volanta de la fiscal y nuestro auto objeto de aseguramiento por evadir y violar la ley por culpa de ellos que por un pinchi papel que ya caducó se niegan a darme un permiso para internar temporalmente mi carro al resto del territorio nacional, así que es su pedo y también el mío. Pero como dijo Pedro Pérez un amigo de allá del rancho, ni modo, pues.

 Salimos a las 4.00 de la tarde en una hora llegamos a la Y griega. Como tenía mucha hambre llegué a un restaurante  para pedir un burrito de machaca que sé son muy buenos. Esperé como media hora y por fin tuve mi ansiado burrito, que fueron dos y a solo 20 devaluados pesitos, para salir de inmediato y comer manejando.

 Ya para oscurecer llegamos al poblado Miguel Alemán donde por fin nuestros teléfonos pudieron tener señal. Hablando con nuestro hijo, que en ese tramo de la Y griega a la calle 12 nos había hablado ya unas cuantas veces (pues no tenía razón de nosotros), quedamos en que nos esperaría en la entrada del bulevar Quiroga, pasando  el aeropuerto, para guiarnos hacia la colonia donde vive, lo cual hicimos ya siendo casi las 9.00 de la noche y después de cenar una pizza nos dispusimos a dormir, cansados y molidos, pero contentos.

 Otro día a las 6.30 ya estábamos levantados; mi esposa para hacerle desayuno y tortillas de harina calientitas al hijo pródigo, unos huevos en torta y salsa también recién hecha, y yo para bañarme y enfilar rumbo a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, lugar donde se llevaría a cabo la inauguración del Foro y se expondrían algunas ponencias relacionadas con la defensa de los derechos humanos y leyes para la protección de periodistas.

 La cita era a las 9.00 de la mañana. Pasó media hora y en la mesa de los chakas que presidirían la reunión tan solo estaba Felipe Larios Gaxiola, quien tuvo la gentileza de invitarme en una silla del extremo izquierdo. En el lado derecho, el maestro de ceremonia que de vez en cuando se echaba un pequeño rollito.

 Entre los 20 o 30 asistentes miré dos o tres rostros conocidos, uno de ellos José Guerra, excorresponsal del Imparcial en Caborca a quien saludé y me senté a su lado platicando sobre la situación. Miré hacia atrás y observé al Arturo Soto Murguía, mas conocido como El zancudo, por el titulo de su columna y sitio de Internet, a quien también saludé brevemente. Por fin, casi a las 10.00 de la mañana llegaron los chakas, Raúl Ramírez, titular de la CEDH, Emma Larios Gaxiola, la senadora por el PAN, un representante de la fiscal no sé qué, quien se había comprometido a estar presente, el subdelegado de la PGR y Ricardo González de la organización Artículo XIX, capítulo México, quien daría tres talleres para autoprotección de periodistas, lenguaje legal y no recuerdo que más pues solo asistí al primer taller; las razones las expondré mas adelante.

 Cuando llegaron no pude menos de pensar: hijos de su chingada madre, ni siquiera el puto presidente de los Derechos Humanos que está en su casa llega a tiempo, ya me imagino a que horas se ha de presenta r a sus labores diariamente si con un compromiso es tan impuntual.

 Una vez acomodados y presentados se le dio el turno al de la CEDH y se confirmó lo que momentos antes en la Red comenté, de que estos cabrones solo están para tomarse la foto, hacer discursos pomposos y salir en la prensa, pero nada hacen para remediar la situación del gremio. Los mismos lugares comunes, las mismas palabras para cuando hay algo o sucede algo en contra, que había tantas  averiguaciones desde su llegada al cargo y todas recibidas y atendidas, bla, bla, bla, a pesar de que algunas estaban dirigidas contra el gobierno estatal, queriendo subrayar una independencia que no existe, la primera medida cautelar tomada en favor de un periodista a raíz de una agresión tanto para él como para su familia y las primeras leyes de protección emitidas en 2006 a raíz de  la desaparición del colega Alfredo Jiménez Mota, bla, bla, bla y al fin terminar  para que los presentes le aplaudieran su encomiable y fructífera labor que vale pa’ pura madre, le comenté al Chapo Soto: no le  dará vergüenza al cabrón decir tantas mamadas y las cosas siguen igual. Creo que soy más radical que él.  

 Siguió la intervención de Ricardo González, quien hizo algunas precisiones como que mas del 50 por ciento de las agresiones a la prensa provienen del estado sin importar colores partidistas, que la fiscalía especial para la atención de delitos contra periodistas carece de recursos y personal para investigar los mas de 100 casos de agresiones y asesinatos de reporteros, fotógrafos y directivos de periódicos, que además hay sub ejercicio del presupuesto, entre otras lindezas.

 Luego tocó turno al de la PGR, cuyo nombre ni me acuerdo pero tengo grabada su intervención que consistió tres cuartas partes en deslindarse, de no saber porque enviado por quienes deberían ir y que estaba claro el desagrado de su presencia ahí por que la fiscal andaba en Bélgica con no sé qué asunto de la PGR y el subdelegado sabe donde y la imposibilidad de su asistencia o al revés, las razones y justificaciones de cada uno, quedando al final claro que no son mas que una bola de cabrones funcionarios turisteros e irresponsables que siempre le sacan al bulto cuando saben podrían toparse con situaciones incómodas como podría haber sido en este caso. Al fin terminó su rollo, tomé mi grabadora y me retiré.

 Además, algo ya había prendido en mi la  semilla de la vagancia y quería aprovechar mi estancia en algo que no es frecuente hacer en mi ciudad, el ambiente cultural tan variado y excitante en una ciudad como Hermosillo, aderezado con un plus: resulta que  anualmente  celebran en la exnaranjera ciudad un evento muy importante llamado Las horas de junio, reunión de escritores, poetas, fotógrafos, cineastas, editores y músicos que leen, declaman, presentan sus obras y sobre todo se conocen o rencuentran algunos conocidos de otros eventos similares.

 Para eso ya había llamado a unos amigos de ideas y gustos similares para encontrarnos por ahí y platicar, pues que mejor que la sede del evento: el museo y biblioteca de la Unison, alma mater del estado. Así pues, que en punto de la 1.00, hora señalada, llegué a las escalinatas del edificio, donde quedé en ver a Loncho (así le digo yo, en Hillo lo conocen por Choin, su nombre Alonso Castillo, un excelente fotógrafo al que han publicado trabajos en diarios como el Washington Post y corresponsal de la agencia Reuter en Sonora), para asistir a una mesa donde estarían editores independientes encabezados por Mauricio Bares, al parecer un grande de entre los editores independientes. Yo desconocía su historia y currículo pero Loncho lo quería entrevistar para un proyecto que trae entre manos con algunos amigos: una radio por Internet, y quería incluirlo en la primera emisión que será estos días.

 Me sirvió ya que encontré una alternativa para editar o publicar mis loqueras, ya sea por mi cuenta o enviarles a esos editores mi material a ver si les interesa y sale algo pues Mauricio Bares me pidió le enviara mis textos para analizarlos y le prometí que así lo haría. Ahora todo depende de mi correctora estrella Suri Lecona la rapidez o tardanza en que esto se haga.

 Mas tarde, después de salir del taller de protección y autoprotección donde solo acudimos tres o cuatro que nos autonombramos periodistas, el resto académicos y estudiantes, salí chicoteado otra vez al museo para encontrarme con los amigos, topándome con Carlos Sánchez, escritor, reportero, fotógrafo y buen camarada. Luego del saludo y una breve charla mientras una bato declamaba un poema de su autoría el cual me gustó bastante, que hablaba de un compa que en el rigor del extremista calor desea una caguama bien helada y sueña y quiere llorar por la novia, por el calor y por las calles de esta ciudad ardiente, este culminó arrancando una nutrida dosis de aplausos, alimento para el alma de quien sabe que escribir no deja para vivir, nos dirigimos a otra sala donde  se presentó Gerardo Enciso, trovador, rockero, compositor y excelente guitarrista quien ante un pequeño pero selecto auditorio fue desgranando sus poemas hechos canción, acompañado de otro no menos excelente guitarrista de la escena local.

 Una vez terminado el concierto de Enciso cenamos ahí mismo a un costado de esa sala y después de dos vasos de cerveza de a 10 pesos cada uno, de esa de barril bien helada, en pequeños grupos se fue desgranando la mazorca, optando la mayoría por ir a la bohemia , previo pase de voz, una bar-cantina típica y de tradición en la capital, pegada casi al Palacio de gobierno, y ahí recalamos el Loncho y yo. En la puerta nos encontramos con Mauricio Bares y un pequeño grupo de sus amigos, que se habían ido a patín. No supimos que andaban a pie por lo que ni pensamos ofrecerles raite, aunque de todos modos no habrían entrado todos en el Tsuru. Cobraban 20 pesos de cover para  cooperación de  no sé que causa. Yo no pague, era invitado y tampoco traía efectivo así que me dispuse a gorrear toda la noche al Loncho.

 Adentro, en el espacio al aire libre para fumadores estaba a reventar así que cogimos sendas sillas y optamos por acomodarnos al pie de las bocinas del grupo Guaje Colectivo que amenizaron el ambiente casi toda la noche larguísima y corta a la vez por la alegría y el jolgorio.

 Al fin después de las 2.00 de la mañana nos empezaron a correr. Se formaron grupos y algunos se iban a sus respectivos hoteles, el suites Kino, casi en su mayoría de los que ahí andaban. Otros a casa de amigos como el formado por Enciso, María Cabral, Victor Hugo Rascón, que al parecer se fueron a casa de María quien desde tempra había invitado. Otro formado por Alonso, Rodrigo Solis, Paco, amigo de Alonso y yo, optamos por irnos a un lugar clandestino donde según Paco había de todo y según sus palabras ahí recalarían la mayoría de los asistentes a La bohemia esa  noche. Pues que  nos vamos, llegamos, bebimos, platicamos y la noche se hizo día y mi carro se enllavó por culpa del Alonso. Batallé más de una hora para abrirlo, pero al fin lo hice. Mi esposa llame y llame, con amenazas de por medio.

 Llegué a casa, me creyó lo de la puerta, dormí, dormí, dormí y no me levanté para ir al resto de mis talleres que tanto me interesaban, pero lo bailado nadie me lo quita… Por eso digo Hermosillo es otro pedo…


Texto por: Eduardo Ortiz.
Sitio del autor, aquí

6 comentarios:

  1. Taller Libre de Poesía12 de julio de 2012, 16:25

    Un relato apegado a las circunstancias reales y actuales de México. Un texto que recorre las problemáticas de la vida ordinaria de una sociedad como la méxicana con una narrativa lineal y concreta, en este caso, de Hermosillo, Sonora. Interesante¡ Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. bueno,bueno!!! me atrapó al onstante!! instante! perdón ji

    ResponderEliminar
  3. Alejandro Toribio Sánchez12 de julio de 2012, 22:54

    Excelente y si, Hermosillo es otro pedo indiscutible

    ResponderEliminar
  4. buenisimo este relato es otro pedo!

    ResponderEliminar
  5. Genial. a pesar de no conocer exactamente la reallidad Mexicana de hoy.........y de antes, humildemente pido disculpas por mi ignorancia.pero dentro de ella, algo parecido e un sunami, se apodera de mis sentidos(mas jodidos) y me dan ganas de salir a romper todo lo rompible, morder todo lo mordible, así, con mis propios dientes, a mordiscones les arrancaría la piel.
    La realidad nos sobrepasa tanto que creo no tenemos idea de los que está pasando cerquita nuestro, quizás pequemos por ingenuos, por abstraídos o alienados, quizás, pero es tan tremebundamente asqueroso lo que nos rodea que no podemos menos que agradecer, los que podemos,los que al rozarnos apenas con la vida real asqueamos.Ese asco, esa asquerosa sensación de ser inútil, de cero a la izquierda del cero, es agradecible.Al menos sabemos que algo de humano nos queda, al menos tener pesadillas es un oasis.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por sus comentarios espero les gusten los demás

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails

Derechos reservados.

Todos los textos de este sitio son de la autoría de quien los firma y están debidamente protegidos bajo la Ley Federal del Derecho de Autor. Para su reproducción total o parcial, favor de contactarse a: redaccion@whiskyenlasrocas.com