domingo, 28 de agosto de 2011

Manifiesto de un perdedor.


Levántate, cuerpo. Son las tres y hay que abandonar la habitación. Creo que hace tiempo que llaman a la puerta aunque pudo ser un sueño o el sueño que quería creer que estabas soñando (la verdad es que la chica de la recepción está ya aporreando de tal manera que casi me va a entrar el pánico homosexual, pronto estará aquí la policía o algo peor. Deberé estudiar mi posición y diseñar alguna estrategia defensiva, este enroque ya no sirve). 

 Levántate, cuerpo. Son las tres. Tienes resaca. Que alguien me pegue un tiro, por favor. Me hará sentirme mejor y yo soy el que manda así que dispara de una puta vez. Tú, que estás tumbada y desnuda a mi lado, mientras, odia al vecino. No sólo al de tu mismo descansillo. Odia al de arriba. Odia al de abajo. Ódialos a todos. Son unos cabrones y tú también eres un cabrón para ellos. Ten un arma en la cabecera de la cama. Una pistola estaría bien. Un afilalápices puede valer. Has abusado de la coca. No abuses de la coca. Alterna con otras sustancias y tírate a tu cuñada por compasión. Hazle el favor. Por una vez, se su amigo. En el fondo de su corazón te lo agradecerá. La verás sonreír. Vete y díselo. Expónselo. Arguméntale tu teoría. Lo entenderá. Lo apreciará. Accederá. Que sea sin cariñitos. Se puede sentir incómoda. Puro sexo. Eso lo sabes hacer bien y eso es lo que ella necesita. Reniega de dios. Él perdió un pulso con Brando y  una apuesta de beber chupitos de mescal con Malcom Lowry así que, que te condenen, se está mejor condenado y ellos tampoco son tan fuertes. Tatúate en la frente No molestar y en la polla Tipo chungo. No sean Ying. No seas Yang. Los dos son unos idiotas. No sean Tintín. Se un incompetente. Métete en un detox-centre sólo para volver a beber y a drogarte al salir. Cágate en dios cada cinco minutos. Cágate en tu psiquiatra también: él se cree dios, por tanto se lo merece.  Decepciona. Distorsiona. Visita la tumba de Marx y mea encima, a ver si crece algo. Ten cuidado con los huevos: hace frío allá arriba y se te suben hasta las ingles. Escribe un libro. Escribe. Escribe un libro, publícalo, gana pasta y gástala en putas y en un tiendas de sexo, da conferencias con la nariz destilando mierda de la última raya. Da conferencias con la cara medio paralizada y que te acompañe un pivón del puti de El Viso para que te haga la traducción simultánea, se les da bien el lenguaje, y tírale confeti a los payasos de la prensa y págales pasta para que te hagan buenas críticas y así vender más ejemplares, lo conseguirás, todos tenemos un precio, puritanos de mierda. Tú también fuiste de la prensa, por eso sabes que son unos payasos. Conoces el sistema pero no te preocupes. Yo estoy aquí para todo aquello que no sepas. Todo eso ya lo han hecho otros más grandes que tú antes. No eres original pero no importa porque no queremos ser originales. No pretendas cambiar nada. No pretendas cambiar los “cimientos del sistema”. No intentes convencer a nadie de que lo que escribes es para que todo se purifique, una catarsis social. Literatura con mensaje. Mierda. Serás un mentiroso si lo haces y correrás el peligro de perder el alma, si es que sabes lo que es eso. Yo no sé lo que es eso. Tú no quieres cambiar nada porque te da igual que algo cambie. Escribes porque te sale de los cojones y en lo que dices no hay mensajes de moralidad ni nada de eso… a nosotros no nos gustan ni los mensajes ni la moralidad. A nosotros no nos gusta casi nada. Nosotros no odiamos nada pero no nos gusta casi nada. Sólo queremos poder sacar alguna conclusión a partir de todo lo que ya sabemos y visitar a Slot en su cátedra sagrada en Karlsruhe, tomarnos una jarra de cerveza con él y volver decepcionados de todas las vacas sagradas de la historia de la humanidad. Luego: reniega de todo. No es nihilismo. No. No. No. Reniega de tus lecturas. Reniega de tus padres: sólo dan por culo y no los necesitas. No necesitas nada. En realidad, reniega de la familia entera. Nunca estés con una tía a la que no quieres. Nunca estés con una tía a la que quieres. Nunca estés con una tía. Estate con varias. A casi todas te las encontrarás en algún momento pegándotela con otro. Vive solo. Muere solo. Juega. Pierde siempre y pierde pasta. Eso sí que curte, amigo. Eso y darte de hostias así que: date de hostias, da igual si te las dan. Pestañea. No pestañees, idiota o no las verás venir. No me hagas caso en todo. Se un inconsecuente. Se contradictorio. Cambia de opinión constantemente. Nunca será bastante. Que nadie a tu alrededor sepa a qué atenerse. Tú tampoco deberás saber a qué atenerte. Qué más da a qué atenerse. Preferirás los laberintos. No tengas amigos. Ten algún amigo. Ten muchos amigos. Cámbialos. Son como cromos de cretinos futbolistas. Duerme en el metro. Alguna vez, duerme en el metro. Sol o Moncloa están bien. Candem o Pimplico o St. Paul, mejor. O mejor no. Deja que la lluvia te moje la coronilla mientras el rumor del agua se filtra entre las hojas de los árboles en algún lugar del altiplano de la sierra de Guadarrama. Tal vez en Manzanares, donde las cigüeñas anidan. Allí debe estar la pureza aún, la pureza y la libertad que nunca más encontraste en ningún otro lugar, la pureza que perdiste. Allí quedaron rastros de tu propia sangre y de tu propia piel. Allí están aún, mezclados con el fango, con alambres de espino… alguna célula de ti todavía debe estar allí. Siente como llueve, madona como llueve. La lluvia te limpiará, nunca nadie dijo que fuese mala. Por un rato te limpiará y te sentirás bien pero no te hagas ilusiones. Entonces ensúciate otra vez pero elije tú la mierda. No queremos estar limpios. Sólo están limpios los que rezan y los que se bañan a diario, o al menos eso creen y nosotros no lo hacemos. Somos unos pecadores de la hostia. Líate un porro. Prepárate para rockanrollear y nunca, nunca, nunca pierdas el tiempo. Es lo peor que jamás podrás hacer porque tienes poco. Esa es mi consigna para ti.






7 comentarios:

  1. Funinculí Funinculá29 de agosto de 2011, 22:21

    Hagamos de todo para que no nos cuentes, para no quedarnos con dudas, para curtirnos pero eso si , si nos vamos a ensuciar que sea la bazofia de nuestra elección quien nos manche...amén.

    ResponderEliminar
  2. no cabé duda el pensamiento de un perdedor sin duda,su mente un verdadero caos,apático,indeciso,carente de compromiso para con él y sus semejantes; en realidad yo pienso que no necesariamente tenemos que probar de todo en la vida para que no nos cuenten..Que tenemos que probar o a quién tenemos que probar algo???.....Y si es verdad que tenemos libre albedrío para decidir si queremos hundirnos en la basura o no,eso ya es una elección muy personal!!!......Saludos a todos

    ResponderEliminar
  3. me gustó que hablá sin tapujos,pero tanto caos en esa cabecita loca creó que no me agradó mucho!!!

    ResponderEliminar
  4. Te comprendo pero el caos me inspira. No puedo evitarlo.

    ResponderEliminar
  5. Lo siento Funiculí pero no termino de entenderte...

    ResponderEliminar
  6. Me quedo con la consigna de no perder el tiempo porque tenemos muy poco, y de aceptar que nada está bien ni mal, siempre y cuando no pisemos los cojones al de al lado (a no ser que nos lo pida de rodillas y hacerlo no nos joda). Vive como quieras (o puedas) al fin y al cabo nadie caímos aquí con un libro de instrucciones. Gracias!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails

Derechos reservados.

Todos los textos de este sitio son de la autoría de quien los firma y están debidamente protegidos bajo la Ley Federal del Derecho de Autor. Para su reproducción total o parcial, favor de contactarse a: redaccion@whiskyenlasrocas.com