jueves, 14 de abril de 2011

Hoy antes de dormir.

Escritor invitado: 

Hoy, antes de dormirme, escribiré esto como si fuese un diario, pero con ánimo de petición, de súplica, de llamado a esas fuerzas que controlan el universo, a esas energías místicas que rigen cada movimiento en la vida. Escribiré hoy, y será con el mismo fervor de las personas que han escrito cartas, para luego ponerlas en el Muro De Los Lamentos.


Algún trauma debo de tener para que mi descanso nocturno se vea perturbado por pesadillas. Y me sorprende mi valentía al no orinarme en la cama. Cuando estas cosas empezaron me pareció muy normal, no me preocupé para nada; tal vez esa indiferencia hizo que ese mal se apoderara tan fácilmente de mí.

Ahora es una tortura, una muestra de terrorismo y de suicidio de parte de mi psique, o viéndolo por otro lado, más romántico, es como una lección, algo amarga, que me estoy dando yo mismo, porque en el fondo sé que soy un tonto, que estropeo mi vida, o que la podría estropear si sigo como voy. Esas pesadillas serían como una ventana al futuro, al destino, un Deja Vu, una premonición, una profecía, y eso explicaría el por qué no me orino.

Le podría dar varias respuestas o explicaciones, (de eso me di cuenta en el tercer párrafo), pero en realidad me atormentaría más, no estoy seguro, pero de verdad me gustaría osar hablar de esto, como cuando en la finca de mi papá me adentraba en el monte y me ponía a explorar, creyéndome Tarzán o el Cazador de Cocodrilos, cogiendo cualquier tipo de animal, ¡Valla que tenía futuro en eso! Y me gustaría tener de nuevo esa misma sensación, ese miedito, esa ligera parálisis que recorre el cuerpo, esa adrenalina al dominar a un animalito presuntamente peligroso, así me gustaría sentirme si me arriesgara ahora a hablar de las pesadillas, quizás sea por mi espíritu de lucha, o mi error humano de vengarme, o mi actitud de mofarme con el peligro dándome la mano, de reírmele en la cara a la muerte; como se dice por ahí. En fin, no sé por qué sea en realidad, pero si me pongo a adivinar, podría traer alguna de dos consecuencias;

Una, que me traume más de lo que estoy, por pensar en lo que no quiero, eso haría que atrajera más de ese miedo. Y la segunda consecuencia, que me desahogue tanto que pierda el miedo y quede en absoluta confianza con mis pesadillas, o sea, que nos tomemos un café juntos y charlemos largo rato, e incluso haga una alianza con ellas y me ponga a joder a mis angelitos en los sueños. Siendo sincero conmigo mismo, no sé qué hacer, hasta podría intentar las dos… pero es un asunto demasiado delicado como para jugar a la gallina ciega con él.

La mayor razón y que me hace frustrar tanto por esto de tener pesadillas, es que estoy enamorado, y no puedo soñar con la mujer que amo, ¡cuando seria la premisa perfecta!, ya que no la tengo cerca, y es redundancia decir que me hace falta sus besos, sus caricias, sus susurros, su calor, sus miradas, sus palabras, su aire y respiración, sus abrazos, su peso, la textura de su pelo, de su ropa, me falta todo de ella… y una forma de sentirla, aunque sea ficticiamente, sería en un sueño. Y en serio que eso fuera genial, aunque no haya un contacto físico real en los sueños y obviamente puede que no sea ella, pero se puede tocar y sentir, y correr con la suerte de que al siguiente día que uno se despierte acordarse de esa chimba de sueño.

Estoy inspirado, y con ganas de resolver mi problema, pero tengo sueño. Me empieza a asustar la calma que se siente, como si mi ambiente estuviera haciendo una coalición con mi mente, arrullándome, para dejarme dormir pero para luego despertarme bruscamente... La ansiedad de este momento empieza a ser otro problema, me parece que estoy cerca de la meta, pero la pereza y el sueño me tienen incómodo. Exagerando el momento, diría que estoy acurrucado contra una pared, y en frente mío hay 5 leones, los cuales muestran una tranquilidad sabihonda, esperando a trate de escapar, para ellos hacer más divertida su merienda.

Ya empiezo a desviarme, y comienzo a pensar en lo placentero de dormir, gracias a estar enamorado aun me aferro a una imagen borrosa: mi problema. En este momento estuviera en la profundidad de mi quinta pesadilla si no fuera por esa mujer, que incluso me hace luchar tanto despierto, como apunto de dormir. Recuerdo la frase “resistir es vencer” y me esfuerzo por dejar de desvariar, me doy una cachetada mental y recupero un poco el aliento, lo suficiente para seguir escribiendo en búsqueda de mi solución. Chistosamente y mareado aun por ese tropezón, me sentí por un instante como si estuviera en una aventura, aquí en mi silla, yo solo, volando…


Pasaron días...
A la final esa vez dejé de escribir porque no podía, y 40 minutos después me dormí, porque de un momento a otro no sentía ese miedo, lo reemplazó la presencia o la sensación de estar acompañado por mi mujer. Han pasado varios días, creo que ya dos meses, y efectivamente se redujo el número de pesadillas, y me alegra por esa parte, lástima que las que quedaron son más fuertes y mas bruscas. No sé qué quiere decir todo esto, si el limbo existe yo estoy en él en este momento. Mi actitud entusiasta me dice que escribir sobre este trauma está ayudando a que desaparezca. Mi pesimismo me dice que cada vez se reducirán más las pesadillas, pero que serán más fuertes a medida de su reducción, por lo ya ocurrido; si ayer soñé que luche contra 100 demonios, y hoy que luche contra el diablo, pasado mañana soñaré que lucho contra el diablo acompañado por 100 demonios.

El caso es que no tengo fijo cual es la realidad, eso me lo comentará el tiempo en uno más de sus juegos.

Esperen… tengo tantas ansias que me da pereza esperar a que el tiempo, y no yo, resuelvan mis problemas. Bueno, acabé de pensar otra cosa y me dio más pereza: estoy buscando una respuesta del por qué tengo pesadillas, al mismo tiempo que pido que se calme esa situación. La respuesta a esto es para solucionarlo más fácil, pero ¿qué tal si la respuesta no me ayuda en nada? Y, ¿si pedir y luchar un poco por detener este problema no sirve de nada? Quizás lo esté exagerando, y me esté volviendo loco. Pero sinceramente prefiero seguir exagerándolo a que me siga intimidando, ya que me estoy asumiendo como un Supermán que está en una lucha… con esta simplicidad de embrollo.

Las pesadillas y los sueños en general sí son una especie de profecías, concluidas o asumidas por uno mismo, que algunas veces no dicen lo que va a pasar, sino lo que uno quiere que pase, otras veces, solo son el reflejo de lo que no quieres que pase, o del miedo que tienes, o del deseo que busca ser satisfecho. Sólo que el sueño te protege, no deja que te rindas, y aunque todos los días caigas en errores, seguirás con ese deseo, con el pensamiento de que obtendrías mucho placer al conseguir o al mantener lo que amas. Las pesadillas atormentan, te dicen una y otra vez lo mierda que eres, lo voluble de tu vida, o de tu personalidad, y lo frágil que es lo que ahora tienes.

Si, ¡logré conseguir mi respuesta!, aunque encontré otra duda: ¿Por qué si anhelo tanto no perder lo que tengo y que quiero, tengo pesadillas y no sueños?

Pero, concluí otras cosas para mi beneficio, o bien, para mi superación personal. Sé qué hay que hacer: si quiero tanto algo, y veo que no estoy obteniendo resultados, tengo que luchar el doble por conseguirlo, o si lo tengo quedarme con tal cosa… Al diablo el Muro de los Lamentos, (ojalá que lo tumben como al Muro de Berlín), al diablo las muy bien supuestas fuerzas del universo, al diablo las Ánimas del purgatorio, al diablo Dios, al diablo la virgen y los santísimos santos, al diablo el diablo si es el caso de los satánicos. Uno sólo precisa de uno mismo para solucionar la mayoría de los problemas mentales, personales o sociales, aunque no se debe de rechazar a alguien que solo quiera ayudarte, o la presencia de una hermosísima y completa mujer (cuerpo y mente) a la cual tomar como bastón, y a la cual dedicarle un pequeño relato... 

Ahora, a disfrutar de sueños húmedos…


PD: No crean en mentiras que dicen acerca del significado de sueños, dejen de creer en el horóscopo, investiguen y analicen eso y se encontrarán con que son falsas, así que no se dejen engañar, no solo porque les roben su dinero timándolos, sino porque eso hace parte de una cultura de manipulación que no nos deja ser libres y pensar las cosas como verdaderamente son.

Gracias a todos los que leyeron.



Texpo por: Escritor invitado: 


Nota: Si quieres participar en el blog con un relato entre 5,000 y 20,000 caracteres (contando espacios) manda tu texto a: redaccion@whiskyenlasrocas.com Las bases y más detalles están al final del Blog. Gracias.

1 comentario:

  1. Es precioso ,como siempre el amor es más fuerte.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails

Derechos reservados.

Todos los textos de este sitio son de la autoría de quien los firma y están debidamente protegidos bajo la Ley Federal del Derecho de Autor. Para su reproducción total o parcial, favor de contactarse a: redaccion@whiskyenlasrocas.com