jueves, 27 de enero de 2011

Ansiosa.

Escritor invitado.
Texto por: Dan Silva.
Blog: http://dandanash.blogspot.com/

Me había preguntado constantemente ¿qué hijo de puta podría amarme siendo como soy?...
¡Listo!, compré unas medias y unas botas para la fiesta del viernes,  no suelo usar botas, pero esta vez tenía unas malditas ganas de botas para aquella noche…

Amigos, conocidos, familiares, etc., se sorprenden de mi alterada vida sexual a mi edad, ¿qué va?  Sólo soy una chica que disfruta su sexualidad, que le pueden decir PUTA, PERRA, PROMISCUA, como ustedes quieran, y que al final del día sólo yo sé a quién meto a mi cama, y a la cama de quien me meto.
Pagué con lo poco que había ahorrado el tiempo de estar trabajando y salí de aquel lugar, al caminar seguía pensando en aquel hijo de puta, (pensé: si algún día llegará a tener  un hijo, cualquiera le podría decir hijo de puta, y Sí, claro que lo sería)… Llegue a paseo de la Reforma y sentí necesidad de verlo, saqué el celular y escribí en un texto:

Estoy cerca de tu trabajo, ¿tendrás tiempo de acariciarme un poco?
Mensaje enviado. 

Seguí caminando esperando a que me respondiera, y recordé todos mis encuentros con él, en realidad es alguien a quien empecé a ver constantemente, no voy a negar que me encanta despertar en su cama escuchando aquella música, tampoco voy a negar que me gusta sentir su cuerpo a lado mío mientras duerme y claro mucho menos voy a negar lo buenos que somos en la cama juntos. Me di cuenta que algo andaba mal en mi; comencé a pensar demasiado en él, comencé a sonreír… ¿qué va? Sólo es otro aman… ¿a quién carajos engaño? En verdad me gusta… seguí caminando mientras esperaba su mensaje… Volví a pensar en él y la noche del día anterior que había pasado en su casa.

Trate de recordar otras cosas, y a mi cabeza llego aquel chico de la universidad con el que me había acostado días atrás, habíamos tenido contacto visual anteriormente y sólo una vez había ido a beber a su apartamento, es un buen chico, bebedor como yo los prefiero y debo admitir que me sorprendió en la cama (pronto relataré lo sucedido en su cama), Tiene 22 años, como yo y eso aún me detiene a verlo de nuevo, y claro su corazón, él vive en medio de un dolor que regularmente distrae de los deseos del cuerpo, no sé si a él pudiera pasarle, pero suele ser así con todos los hombres enamorados y destrozados. 

Sonó mi celular, Nuevo Mensaje: Hola bonita, mucho trabajo, ¿te parece si nos vemos a mi salida y duermes de nuevo conmigo?

Pfff  ¡carajo!  Él Sabe que voy aceptar, sólo tenía ganas de verlo antes de que se ocultara el sol… 
Seguí caminado y no respondí aquel mensaje, llegué al metro Hidalgo, comencé a caminar pensando en nada, Revolución, San Cosme, Normal, salí de la estación del metro, Taxi… Subí a mi apartamento, me quite la ropa, conteste el mensaje: “Si, claro. Te veo donde siempre a las 7:00pm”, me di un baño caliente, y entonces me vi frente al espejo, me vi ansiosa por estar dentro de su cama, ansiosa por gemir su nombre en la madrugada, ansiosa por probarlo y por su tibio semen,  ansiosa por dormir de nuevo a su lado, ansiosa por que al despertar escuchando aquel disco me diga: ¿tienes frio?...  Por las mañanas amanezco un poco muerto, “tieso” ya sabes… 

Sé que él no será el hijo de puta que pueda amarme, dice quererme pero como siempre, al que yo puedo amar no es capaz de atreverse y brincar a ese abismo que es sinónimo de atarme…



Nota: 
Si quieres participar en el blog con un relato entre 5,000 y 20,000 caracteres (contando espacios) manda tu texto a: redaccion@whiskyenlasrocas.com Las bases y más detalles están al final del Blog. Gracias.

2 comentarios:

  1. una de las "enfermedades" femeninas del siglo XIX más conocidas fue la histeria, consistía en espasmos, contracciones y parálisis temporales de músculos, pero sabemos que no era otra cosa que continencia sexual...quién no se ha sentido ansiosa?? bendita masturbación y goce de las reciones sexuales.

    ResponderEliminar
  2. una de las "enfermedades" femeninas del siglo XIX más conocidas fue la histeria, consistía en espasmos, contracciones y parálisis temporales de músculos, pero sabemos que no era otra cosa que continencia sexual...quién no se ha sentido ansiosa?? bendita masturbación y goce de las reciones sexuales.
    Isabela

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails

Derechos reservados.

Todos los textos de este sitio son de la autoría de quien los firma y están debidamente protegidos bajo la Ley Federal del Derecho de Autor. Para su reproducción total o parcial, favor de contactarse a: redaccion@whiskyenlasrocas.com