miércoles, 5 de mayo de 2010

Cigarrillos y alcohol.


 Texot por: Franco.

Cigarrillos y Alcohol.
Noches como ésa son memorables, porque sabes que nunca podrás recordar exactamente lo que pasó ni cómo. Hay una gran ausencia…. Y eso me gusta. Ausencias, benditas ausencias, mesiánicas ausencias, me encantan. Camino por la vida buscando ausencias, buscando lugares vacios en el tiempo y en el espacio. Ahogado entre tanta realidad, en medio de tanto polvo materializado, ante tantas cosas ya definidas que apenas me es posible moverme… hasta que me encuentro con mis queridas ausencias ¡Ah! por fin algo que no está, un espacio vacío que yo puedo llenar, y lo lleno de lo único de que es justificable llenar las cosas, de lo único de que es posible llenarlas para que sigan siendo ausencias, ausencias más profundas y más reales, ausencias multiplicadas por dos, elevadas a la dos: las lleno de hermosas mentiras, de palabras, de ficciones. Sí, hacer ficciones, hacer arte, hacer literatura con mi vida me parece la única manera digna de vivirla. Me encanta comparar la vida con el arte, pero la maldita semiótica me obliga a buscar hipótesis explicativas… es el problema de ver las cosas como filólogos y no con la sencilla ignorancia de quien no necesita entender, explicar, justificar una obra de arte para entenderla. La vida como pasatiempo versus la vida como objeto de estudio. No justificar las ausencias, sentirlas. No pensar qué es lo que debe ir en ese lugar, tan sólo inventarlo, crearlo y recrearlo de modo que cada vez sea distinto… y no pretender estar de acuerdo. Por eso noches como ésa, noches como la de anoche, son memorables, porque están llenas de ausencias y puedo inventármelas cuantas veces quiera, porque tengo que inventármelas para poder recordarlas, porque entre el primer trago en el bar y último beso en su cuarto pudo haberlo todo: pudo haber mi mesa  y la de ella, pudo haber mis amigos y las suyas, pudo haber cigarrillos y alcohol, pudo haber un roce malintencionado de mis ojos con los suyos, un segundo trago y un deseo, unas cuantas canciones, su cintura en mis manos y sus manos en mi cuello, palabras, muchas palabras, sus labios secos contra los míos embriagados, y más cigarrillos y menos mesas, más alcohol y menos amigos; pudo haber un rincón oscuro, puedo haber caricias prohibidas, puedo haber un taxi y un cuarto, y más cinturas, más cuellos, más manos, más labios, más reconocimientos felinos, menos ropa, más sudor, más carne, menos palabras pero menos silencios, cada vez menos silencios y más respiraciones confusas, un rítmico ruido ensordecedor, un grito que pasó de mis entrañas a las suyas, un grito líquido que ella repitió en voz alta… y luego silencio, más silencio, cada vez más silencio y menos respiraciones, caricias ya no tan prohibidas, y un penúltimo beso… ¿cómo pudo haber tan pocas cosas entre el primer trago y el último beso?...¿pudo haber tantas?… y cada cigarrillo vejado, cada licor silenciado, cada caricia evaporada, cada beso embriagado, cada palabra mordida, cada mordida exprimida en su cuerpo extendido en el mío perdido en el de ella, cada instante quedó reducido a un recuerdo y cada recuerdo quedó consumido como consumido fui yo, como consumida fue ella. Y de las cenizas, que ahora recojo, dispersas aquí y allá entre el cenicero, la mesa y el suelo, no sólo puedo sino que tengo que inventarme todo de nuevo para poder recordarlo.






Si quieres participar en el blog con un relato entre 5,000 y 20,000 caracteres (contando espacios) manda tu texto a: redaccion@whiskyenlasrocas.com Las bases y más detalles están al final del Blog. Gracias.

9 comentarios:

  1. ¿No es mejor vivir y recordar exactamente lo que sucedio?

    ResponderEliminar
  2. Bravo, ¡¡¡qué prodigio de texto!!!

    ResponderEliminar
  3. Querida gloria... no soy uno de esos tipos relativistas extermos ni quiero ahora debatir sobre filosofía del tiempo, pero el pasado son tansolo recuerdos, los recuerdos, en cierta medida, son interpretaciones de hechos que sucedieron, nuestra aprensiòn de ellos, y en esa medida nunca recordaremos EXACTAMENTE lo que pasò. El pasado un lugar que pertenece a la memoria y que solamente podemos recorrer con palabras. Tampoco soy historiador, pero pregúntales a los historiadores que en cierta menera ellos tambièn inventan la historia, buscando EXACTAMENTE lo que pasó, sino hechos verosímiles. Any way, este texto no trata sobre lo que se recuerda sino de lo que no, mira que todo el texto el es tan sólo una serie de imágenes estáticas, como un slide show, no hay narración. Lo importante es la forma como conectamos esos momentos y reconstruimos lo que fue borrado, en este caso, por cigarillos y alcohol.

    ResponderEliminar
  4. Este texto es como un slideshow!! eso me gusta!! Supongo que asi es toda la vida pretérita y la historia. Un slideshow!! Buen texto!!

    ResponderEliminar
  5. Bien dicho! Buen Texto!! supongo que eres Franco, no? el que escribió el texto. El que le responde a Gloria. Bien Hecho!

    ResponderEliminar
  6. Verónica Pinciotti7 de mayo de 2010, 12:30

    Hola, franco. Ya te lo había mencionado pero lo dejo aquí: tu texto me gustó mucho. Aunque es un texto metafórico como dices, creo que también es autobiográfico. Nadie dijo que la autobiografía no pudiera ser metafórica. Eso, claro, pensando que a ti realmente te gustan las ausencias de las que hablas. Y en cuanto a esas ausencias, me parece muy interesante. La vida es una sucesión interminable de momentos. Un slideshow, como dices. Y en ese gran slide show de la vida, hay fragmentos, lagunas, ausencias... y si tienes la capacidad de disfrutar de ellas, de recrearlas, de inventarlas... me parece muy interesante. De hecho, creo que lo hacemos todo el tiempo. Pero como todos los grandes textos (a mí parecer) dices una cosa que ya es bien sabida y hasta hecha por todo mundo, PERO, que nadie ha dicho por alguna extraña razón. Es como cuando Bukowski escribe de cogerse una mujer. Todo mundo lo hace, todos lo saben hacer, no es del otro mundo, pero nadie lo escribe precisamente por eso y entonces llega Bukowski y nos pone a leer historias comunes pero a la vez fantásticas. jjajajaja. Bueno, eso quizá no tenga nada que ver. No soy buena comentando textos. El chiste es que me gustó mucho tu texto, me hizo pensar más de un par de días. Ojalá sigas mandando algo por acá. =)

    ResponderEliminar
  7. Gracias Verónica por el comentario... y claro que intentaré mandar mas cosas, siempre y cuando vualva a escribir que valgo algo la pena. Y sobre las ausencias, claro que me gustan, pero a decir verdad no es tan dificil encontrarlas, y una vez te acostumbras las ves en todas partes, de distintos tipos y distintos colores. Las veo, por mas tierno que suene, en la sonrisa de un niño y las imagenes de un terremoto - de esos que a petroza le dan miedo- siempre hay algo que uno puede completar, es màs, como tu mismo lo dices, es algo que todos hacemos en cada instante, interpretar, interpretamos todo este universo simbòlico que nos rodea. Bueno, no me extiendo màs, que esto me apasiona

    ResponderEliminar
  8. Bueno, creo que no había dadote la bienvenida. Así que: Bienvenido, Franco. Nos da gusto compartir espacio contigo. Eres libre de enviar los textos que consideres necesarios. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails

Derechos reservados.

Todos los textos de este sitio son de la autoría de quien los firma y están debidamente protegidos bajo la Ley Federal del Derecho de Autor. Para su reproducción total o parcial, favor de contactarse a: redaccion@whiskyenlasrocas.com