jueves, 8 de abril de 2010

¡Vamos, tía, en bus!

AudioTexto.


 -Vamos, tomemos el autobús, dejemos hoy el coche descansar, verá que no se arrepiente, tía.-

 Tomar el camión es un gran problema para aquellos que, como tía, están acostumbrados a la comodidad de un auto particular. Pero, vamos, hombres, ¡si el bus es una cosa maravillosa!

 –Ande, tía, ya le enumero una interminable lista de ventajas: primero, usted no se cansará con el manejo, ni por otra parte, me hará cansado el viaje a mí. Lo que nos va de maravilla pues bien sabe usted que la familia padece de malos humores al menor esfuerzo. Llegaremos livianos ambos, los pies relajados, las asentaderas descansadas, y nos irá muy bien, no pelearemos y estaremos de buen ver.

 -Disfrutaremos del paisaje. ¿Muy urbanizado? Sí, no sobran aquí los bellos árboles o los lindos campos, pero es eso para los hombres del campo tan cotidianamente aburrido como lo es para usted o para mí los altos edificios. No se deje engañar por una mente sistematizada, vamos, usemos nuestra imaginación para mirar la ciudad con ojos campesinos, asombrémonos con el colorido, con la majestuosidad del Ángel de la Independencia. Pensemos en París, en Maximiliano de Hambsburgo, observemos Reforma, tan bella Reforma, afrancesada. Contemple el arte, tía, una escultura de “El Caballito”, un enorme edificio, la “Diana Cazadora”, “Nezahualcoyotl”. ¿No quiere mirar? No mire, pero sobretodo, no se descorazone, tía.

 -Ande, tome, escuche en los Walkman sus canciones favoritas. Ya ve tía, por segundo en la lista, usted puede entregarse a un sinfín de tareas mientras llegamos. Puede usted, como ya le dije, admirar el paisaje, escuchar música, no me diga que no, tía, sé que es amante de los sones jarochos; los escucharemos juntos,  usted con un audífono, me presta el otro, cantaremos y nos moveremos al ritmo, ¿qué le parece? No se moleste, si no quiere, podemos ir leyendo, una novela yo, otra usted y al llegar nos platicamos los argumentos de lo leído, discutimos con un café y nos cambiamos los libros en el regreso. La lista crece y crece. Podemos leer el periódico y llegar bien  informados a nuestro destino. Es divertido, mujer, no se enoje, hay mucho más por hacer: nos comemos un pastelillo, una paleta de hielo, cacahuates, un chocolate, todo eso lo venden dentro, en verdad, increíble pero cierto.

 -Si en verdad no quiere pasar la pena de pasear en autobús, puede dormir. Le compro un jerecito, tía, una copita de vodka, según su aguante, usted me dirá; y se duerme, como quien viaja en avión y le teme a las alturas.

 -No iremos solos, dentro irán cerca de veinticinco compañeros. Nos uniremos en solidaridad, platicará usted con la señora de enfrente, yo con la chica de atrás. Encontraré el amor, tía, no me prive del amor. Usted ganará una amiga y luego se verán para ir al té juntas y de esa vez en adelante, no perderá oportunidad de subir al camión y llegar con su nueva amiga. No será difícil, el transcurso es largo y sobrará tiempo para intercambiar direcciones, teléfonos y gustos. Por otra parte, el camino se acortará platicando. ¿Qué le parece? Si corremos con suerte, una ventaja más, la tercera: encontraremos ese remedio a su tobillo torcido que tanto ha buscado en casa; no dude que un buen-hombre aborde el bus para poner a nuestra disposición, la suya, si me permite excluirme, una pomada fuera de este mundo, que le ayude a usted, tía, con la torcedura de su tobillo, con los calambres, mujer, que en las noches le aquejan; la he escuchado quejarse, no lo niegue, tía. También se librará con ese artículo mágico, de sus várices, y perdone usted que lo ventile, pero lo hago para que suba conmigo. Curaremos con la mixtura, ¡hasta la enuresis de Carlitos!

 -¿le molesta el frio, tiene tos? No se preocupe, dentro no hace frío, todos juntos irradiamos calidez, deje usted su suéter de lana, poca falta le hará.  La tos la desaparecemos con una “paleta de la abejita” que encontraremos pronto. Dígame, mujer, ¿qué de todo eso podríamos hacer en su automóvil? Nada sino conducir aburridos, platicando cosas entre nosotros que ya sabemos, gastando, usted su vista, yo mis nervios, pues perdone usted el exceso de sinceridad, pero maneja, tía, que da miedo. Iremos seguros en el bus, es fuerte y no corremos riesgos.

 -No se altere, tía, Dios no nos abandona, ¡viene con nosotros! Ya será testigo, tía, de cómo no le miento. A dos o tres metros que recorramos, no dude, subirá un hombre a predicar la biblia y citar versículos. Dios no se olvida de nosotros. Más de uno darán testimonio de lo que el Señor ha hecho por ellos; de cómo los alejo del vicio, de la podredumbre, de la delincuencia, del pecado. Si esto no le basta, no quedará usted insatisfecha, el bus, es el lugar perfecto para agradar a Dios; no faltará una señora, señorita, niño, o enfermo, a quién ceder el asiento. Así se gana usted la resurrección, y yo el cielo. Podrá colaborar con los desfavorecidos, dar a los pobres, ayudar a los ciegos, vamos.

 -Ya, ya casi, no me diga que no, tía, sus ojos lo dicen todo. Dejemos el coche, despreocupémonos de aparcar, de pagar valet Parking, dejemos por hoy las multas, el estrés de los pitazos, ¿qué es una llanta ponchada?, no sabemos, hoy no sabemos qué es el cambio de aceite, los frenos malos, la bomba del agua. ¿Cuánto piensa gastar en gasolina? Gastémoslo en nosotros, no hacen falta más que diez pesos, mujer, ¡diez pesos! Para que vayamos y regresemos, felices, contentos, curados del alma y de las torceduras; yo con novia, usted con amiga nueva; que lleguemos a casa riendo al recordar los chistes del payaso que abordó nuestro destino, saboreando los dulces típicos regionales que compramos a María, informados de las noticias del periódico, con una película nueva para la noche, una ¡que ni ha salido en cartelera! O con un nuevo llavero de delfín fosforescente, ahora que Carlitos va a la escuela solo, falta le hará.


 

2 comentarios:

  1. jajajajaja =) ineteresante para mi que siempre tomo el camion jajaja no lo había visto asi. saludos =)

    ResponderEliminar
  2. CARAJO ES LA PRIMERA MIERDA QUE ESCRIBE ESTE CABRON QUE DE PLANO SI ME GUSTA...
    MUY BUENO

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails

Derechos reservados.

Todos los textos de este sitio son de la autoría de quien los firma y están debidamente protegidos bajo la Ley Federal del Derecho de Autor. Para su reproducción total o parcial, favor de contactarse a: redaccion@whiskyenlasrocas.com