jueves, 29 de abril de 2010

Tenía ganas de un buen polvo

AudioTexto 


Nota: este texto fue publicado por Diario la Avanzada
 
http://www.diarioavanzada.com.mx/noticia.php?id=34445#

Tenía ganas de un buen polvo. No iba a decírselo a Scott precisamente porque tenía ganas de un BUEN POLVO. No es que Scott lo haga mal pero generalmente, un buen polvo no incluye a tu novio. Cogí las llaves del auto y me fui a un bar de treintañeros en la Condesa. Hay muchos hombres que piensan que soy una puta por actitudes como la anteriormente descrita. Al respecto yo pienso que tienen razón. Pero me importa un bledo. Me llamo Verónica Pinciotti y tengo veinticuatro años. Ser mujer es cosa que me causa conflicto desde los doce. Cuando me crecieron los senos. Llegué a la pubertad y los senos me abrieron un mundo nuevo. Un mundo de falos y egos. Lo mejor que pude hacer fue sacar provecho de todo ello. No soy una mujer decente. Lo supe el día que el Sr. Pinciotti (mi padre) me lo gritó en la puerta de la casa. Gritó: ¿POR QUÉ NO ERES UNA MUJER DECENTE? Le cabreó verme llegar sin sujetador. Le expliqué que no había llegado sin sujetador, ¡me había IDO sin sujetador! Mi padre es un hombre de cuidar la honorabilidad de la familia. Y yo soy más bien de manchar esa honorabilidad celosamente guardada. Tampoco es para tanto, apuesto que hay más putas que yo. Pero eso,claro, es cosa que al Sr. Pinciotti, le tiene sin cuidado.   

 Crecí en una familia acomodada donde las niñas deben ser educadas, femeninas, decentes y buenas amas de casa. O como yo lo veo: idiotas. Mi padre no soporta que yo tenga mi propia vida, mi propia forma de pensar, y mi propio culo. Para él, ser educada es saber dónde colocar el tenedor grande y dónde el chico. Ser femenina es tener la cabeza llena de unicornios y arcoíris. Ser decente significa proteger el coño hasta el matrimonio. Y ser buena ama de casa es condenarte por voluntad propia a la esclavitud de un hombre de negocios. Y yo, soy la antítesis de todo eso. 

 Los bares de treintañeros son la mejor opción para un ligue rápido y sin tanto rollo. Además deseaba encontrar un hombre que pudiera pagar el trago, la cena y el hotel sin tanto problema. Eran cinco para las diez. Me metí al baño del bar y a las diez en punto llamó Scott. Scott es un chico decente. O sea que es como un reloj. Le dije que estaba en casa de Janet y le mandé un fuerte abrazo. Claro que podía llamar a casa de Janet para cerciorarse del asunto pero los chicos decentes no hacen esas cosas. Scott era un chico decente al estilo Sr. Pinciotti. O sea, algo idiota.  No es que no lo quiera; sólo no lo amo. Scott entró a mi vida hace un año. Entró recomendado por mi padre. Estudia economía y su padre es funcionario público. En unos años él también será funcionario público y podrá darle a Verónica la vida a la que está acostumbrada. Palabras de mi padre. Scott está colado por mí. Le gusta que yo sea rebelde. Eso dice. Y yo digo: pues si le gusta que sea rebelde, ¡que se aguante!  

 Me senté en una mesa y me pedí un malibú con jugo de naranja. No tardaron en acercarse los perros. Eran tres y estaban tomados. Me levanté y me cambié de sitio. Cuando son varios se creen la gran cosa. Me puse a bailotear y se me acercó uno. Se puso a bailar conmigo y me preguntó el nombre. Le dije Rebeca. Me gusta cambiarme el nombre. Estuvimos bailando unos minutos y luego me invitó a sentar. No venía solo. Venía con cuatro amigos más, chicos y chicas. Me senté con todos ellos. Las chicas me miraban hostilmente y los chicos tenían ganas de decirme algo pero no lo hacían. Estaban tomando jarras de cerveza oscura. Me invitaron pero me negué, no iba a dejar que Max no hiciera algo al respecto. Lo hizo. Me ordenó otro malibú con jugo de naranja. Me preguntó si frecuentaba el lugar y todo eso. Al final resultó que su grupo de amigos tenía que irse y él se fue con ellos. Le di un número telefónico falso y me fui al sanitario. Ya empezaba a sudar. Me limpié las axilas y la cara con papel higiénico que llevaba en el bolso. Luego salí de nuevo en busca de un hombre. 

 Esta vez fui yo quién tomó la iniciativa. Medía uno noventa. Me gustan los hombres altos.  Comencé a bailar y a mirarlo a los ojos. Respondió las miradas y se vino a bailar conmigo. Le pregunté si venía sólo y dijo que sí. Venía con un par de amigos pero pueden irse al carajo, dijo. ¡Eso es lo que quería oír! Olía bien. Nos acercamos uno al otro más y más. Hacía que me tocaba las nalgas sin querer hasta que le tomé la mano y se la puse sobre mi culo. Entonces sonrió y nos besamos. Así de fácil, ¡güey! ¡para que te haces el sinquerer! Se llamaba Tony García. Casi me cago de la risa. Como sea Tony tenía buen cuerpo y le dije que fuéramos a otro lugar, más privado, tú sabes. Dijo tener un departamento en la del Valle a unos minutos. 

 Parte de un buen polvo está en la cabeza. Me programé para hacerme creer que Tony era el mejor follador del mundo. Y que yo iba a disfrutarlo. La mayoría de los hombres me han decepcionado. Entiendo que quizá haya sido culpa mía. En parte. Soy hedonista y quiero que ellos hagan todo. Quiero que me soben los pies y me coman el coño y me lo hagan justo como yo quiero. Pero nunca les digo cómo lo quiero. Y entonces lo hacen como a ellos les viene en gana. A los hombres generalmente les viene en gana meter el pene en la vagina y eso es todo. Algunos te lengüetean las tetas y te chupan el cuello pero eso es todo. Aprendí que si quieres un buen follador, debes entrenarlo. LOS HOMBRES NO NACEN SABIENDO HACER EL AMOR. Claro que yo ahora no tenía tiempo de dar lecciones. Más le valía a Tony saberlo hacer. 

 Tony resultó ser amante del fútbol, como la mayoría de los hombres. Tenía un cuarto tapizado de posters y pegatinas de algún equipo de soccer que me niego a investigar cuál. No me importa en lo absoluto. Por el contrario, aquello me desanimó. Si hay algo bueno en Scott es que no ama el fútbol. Pero ama el croquet. Y no sé qué es peor. Scott es una especie de ñoño decente y calentorro. Eso de decente y calentorro significa que es un hipócrita y un mustio. Significa que delante de papi es un tipo honorable que respeta a su prometida. Pero a solas... siempre quiere meterme mano. Y yo también soy una mustia. Delante de Scott no me dejo tocar... pero fuera de Scott, pido a gritos un buen polvo. Tampoco se puede quejar, lo he dejado follarme antes del matrimonio y eso, eso, es MUY GRAVE. Scott y yo vivimos en un mundo sometido por la ley absurda del buen ver, del qué dirán, de la honorabilidad y de las apariencias. Incluso él no lo soporta, lo sé. Pero no sabe cómo rebelarse a todo eso. Yo sí que sé. Y para eso estaba Tony. Desgraciadamente su pasión por aquel deporte pueril y vulgar desató en mi cerebro una gran resistencia a ser penetrada por semejante imbécil. No es posible que un cabronazo como el que parecía ser Tony en el bar, se pusiera a coleccionar colgijes con forma de balones en miniatura. Le dije: llévame al bar por mi auto. Tony no sabía qué había salido mal. Pensé que querías hacerlo, dijo. Sí, dije, teNÍa ganas de un buen polvo. Le expliqué que me sentía enferma pero no le pedí disculpas. Me llevó al bar y ordenó al valet parking trajera mi coche. Yo fingía una jaqueca del infierno. Cuando llegó mi auto me subí y no le dije adiós. A la mierda, imbécil, pensé. 

 Eran las tres de la mañana. Llamé a Scott. Estaba dormido, por supuesto, y le dije lo mucho que le quiero. Él dijo estás loca por llamar a esta hora. Esa es toda la rebeldía que Scott ama de mí. Cosas como esa le vuelven loco. Es fácil complacer a un hombre así. Lo difícil es que un hombre así, me complazca a mí. O a quién sea.  






24 comentarios:

  1. Verónica Pinciotti29 de abril de 2010, 18:18

    Espero que les guste. =) Un saludo a todos los lectores de Whisky en las rocas.

    ResponderEliminar
  2. Esta bien chido que te rebeles y lo que sea, eso de las "apariencias", el que diran y costumbres cerradas son estupideces,
    pero engañar es otra historia...que seas puta a quien le importa...
    pero que engañes y traiciones entonces eso es mierda...eso si que es una mala mamada.
    mejor se puta gritandolo a los 4 vientos que mentirle al pobre burro de scott o a todos esos perros.
    mejor sinica que mentirosa.
    ahora bien y que si alguien tiene su cuarto forrado de futbol...
    yo no lo veo...ni nada, solo lo juego como deporte pero ni me entero del futbol televisivo...pero el punto es...no esta bien juzgar a una persona por nimiedades como esa.
    estarias juzgando como tu padre y los de ese grupo social juzga diciendo que esta mal y es "indecente" el sexo libertino.
    pero en fin quien soy yo para juzgar tambien.
    nadie tiene derecho de juzgar asi como asi a las personas.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que la personas de arriba tiene razón. Pero también creo que ella engaña porque ha crecido y vivido en un mundo de apaiencias. y ser puta es tambien una apariencia, la de reberldia.

    En lo del futbol pues como ella lo dice, el sexo tambien es mental y si a veces nospuede exutar mucho un fetiche, es normal que tambien un detalle nos bloque o nos eche a perder el sexo. No creo que este siendo discriminatoria hacia los que les husta el futbol. esta siendo sincera, a ella no le gusta. es como si una persona no se siente atraida por las pelirrojas, pues ese detalle puede hacer que no quiera tener sexo con una pelurroja.

    Y por ultimo quiero decir que me gusto mucho lo que escribiste vero porque aunque seas mal vista es muy sincero de tu parte. hace falta que mas personas hagan esto que tu haces.

    Por cierto, te agregue al feis, jajajaja, espero no te moleste. =)

    Te mando un saludo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No hagas caso vero yo creo que eres de las pocas mujeres q al menos aceptan las cosas y no tienen miedo a decirlas!!!! sigue asi!!

    ResponderEliminar
  5. Verónica Pinciotti1 de mayo de 2010, 19:43

    Gracias por sus comentarios. Realmente creo que todo es más complicado de lo que parece. No digo que soy la mejor persona del mundo, probablement no esté ni cerca de serlo, pero creo que sólo se trata de expresar lo que pasa limpiamente. Y como todos, tengo errores. No soy perfecta. =) Saludos a todos. !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, muy divertido.....a veces creo q eres un hombre metido en chica....ya sabes q los hombres siempre dicen, si fuera mujer, seria bien puta......pero ya quisieran....jajaja.....muy bueno!!!

      Eliminar
  6. Puta!! No creo que este bien todo lo que dices, deberian colgarte!!! aparte sinica!!! Y eso de que no te gusta el futbol y por eso no coghes es una pendejada!!!! golfa!!

    ResponderEliminar
  7. Si quieres un buen polvo dime am i jajajajjaaj !!!

    ResponderEliminar
  8. Verónica Pinciotti4 de mayo de 2010, 18:16

    Jajajaja gracias por sus comentarios. Buenos o malos, gracias =)

    ResponderEliminar
  9. Me gusta tu estilo!!!

    ResponderEliminar
  10. Felicidades Verónica. ME gusta tu manera de ver el mundo y de decir las cosas como son =)

    ResponderEliminar
  11. Interesante texto el de "tenía ganas de un polvo", la verdad que, pocas chicas muestran esa transparencia, igual que pocos hombres lo hacen. Espero luego leer más de tus escritos. Saludos doña Pinciotti.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, parece que el señor Pinciotti y su sociedad ultra conservadora se apunta una victoria, frustrando una cogida vía el-foot-ball-no-es-cul-tura, y otros mensajes que hacen del llamado librepensamiento una burla.

    Por otro lado una de las muletillas más molestas en el idioma español, es el verbo decir en varias conjugaciones, asi que yo sugiero cambiar una de las tres en el siguiente párrafo, cuando menos, por algún sinónimo:
    Pensé que querías hacerlo, DIJO. Sí, DIJE, teNÍa ganas de un buen polvo. Le expliqué que me sentía enferma pero no le pedí disculpas. Me llevó al bar y ordenó al valet parking trajera mi coche. Yo fingía una jaqueca del infierno. Cuando llegó mi auto me subí y no le DIJE adiós.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Verónica Pinciotti31 de mayo de 2010, 23:51

    Esos dije con parte del estilo. Un poco a lo Roberto Bolaño. =)

    ResponderEliminar
  14. Verónica.
    Eres como la Meursault de Camus, mi próximo "Güisqui" seguro a tu salud.
    Sigue escribiendo, por favor.

    Saludos, Susana.

    ResponderEliminar
  15. Me parece bastante ligero de leer tu articulo, como manejas la autoridad y la morbosidad de manera subjetiva. Scott se lee como un personaje paralelo, creo que hasta podrías extender algunas "hazañas" de él en algún otro momento pues no dudo que pueda haber material como niño mustio que es.
    Lo que me gusta de como escribes, es como mantienes los juicios aprendidos bien fijos y centrados, eso da una seguridad a la lectura misma de este escrito.
    Gracias por compartirnos.

    ResponderEliminar
  16. nada como una buena dosis de honestidad! o cínismo? como sea es maravilloso! ..y yo ..si te creo!

    ResponderEliminar
  17. ME ha gustado la sinceridad de tus preferencias, si ser rebelde es ser como a ti te gusta ser, muchas felicidades por ser así. También me ha gustado la forma de hablar de tu sexualidad, creo que en ese aspecto muchos somos hipócritas. Tu pones un buen ejemplo. Es muy fácil poner etiquetas a las personas y a ti te valen un carajo esas etiquetas. Muy bien. Es agradable leerte.

    Diego Villanueva

    ResponderEliminar
  18. Me gusta..

    Total!
    Utilizame y desechame, que no quiero quedarme contigo para siempre.

    ResponderEliminar
  19. Ah olvide decirte que no me importa que seas mucho menor que yo!


    Atte.....Raul

    ResponderEliminar
  20. Para follar bien hay que ser un atleta de elite y al mismo tiempo tener las dotes seductores de un Romeo, entonces es posible que aún no hayas conocido a tu follador, los verdaderos folladores no necesitan ser entrenados ni aprender, porque ya lo saben todo. Suerte!!..

    ResponderEliminar
  21. Fantástico. ¡Influencia de Nietzsche en su máxima expresión! :) Realismo puro. El Fútbol, una modo más de manipulación de las masas. Imbéciles, sobran. La ocasión, fugaz. El sexo, deseo, libido, un juicio difícil. El hedonismo, la puerta lateral del santuario. Dioniso: Apolo frente al espejo. =)

    ResponderEliminar
  22. Me das mucha lástima, pobrecita.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails

Derechos reservados.

Todos los textos de este sitio son de la autoría de quien los firma y están debidamente protegidos bajo la Ley Federal del Derecho de Autor. Para su reproducción total o parcial, favor de contactarse a: redaccion@whiskyenlasrocas.com