sábado, 27 de marzo de 2010

El alquiler.

AudioTexto


Faltaba media semana para que el alquiler se me viniera encima. Mi novia dijo: si no cubres el alquiler, me marcho. Hablaba enserio. La había visto toquetearse con un tío. Uno del trabajo, creo. Yo le dije quizá tú puedas ayudarme con algo de pasta. Pero el mes pasado prometió sería la última vez y ahora pensaba cumplirlo. Vaya momento para cumplirlo, pensé. No entiendo por qué tengo que pagar todo yo, dije, la renta, comida, tus bragas, ¡tú eres la que trabaja! Tú eres el hombre, dijo. A la mierda con eso, dije, ¡ayúdame! No quería ayudarme. Encendí un cigarrillo. Ella encendió uno también. Se sentó a mi lado, en el sofá y dijo quedo: escúchame: ya no puedo. Ya no puedo, dijo. No hay problema, dije. La abracé y luego la largué. 

    Al día siguiente escuché un auto afuera de la casa. Yo estaba bebiendo un poco y ella estaba trabajando, o debería estarlo. Escuché un auto aparcar y luego ya no escuché nada. Estaba en el sofá pensando cómo ganar algo de pasta. ¡y rápido! Luego escuché más ruidos pero no le di importancia. Eran ruidos como de amortiguador. Telefoneé a la clínica y saqué una cita al día siguiente. Luego llamé de nuevo y saqué otra cita. Pensé que con tres citas pagaría la renta y compraría algo de whisky y aceitunas. También pensé que mi novia podía irse a la mierda. Llamé una tercera vez; que era llamar a la clínica tres veces con diferentes datos: nombre falso, dirección, etc. Es un sistema complejo pero efectivo. Hay que ser hábil, cínico y poco responsable con uno mismo. Una vez con mis tres citas me sentí calmado. Encendí un cigarrillo y le pegué duro al trago. 

    Estaba a punto de quedar dormido cuando escuché las portezuelas de un auto y cuchicheo. Era mi novia llegando. No dijo nada pero creo que los ruidos del auto eran ella haciéndolo con alguien en un auto. Todo ese tiempo ella estuvo haciéndolo con alguien allá afuera. No lo dijo pero lo sé. Fue directo a la ducha y luego a la cama. Fumé el último cigarrillo de la caja y me dormí allí mismo, en el sofá. Mañana le diré vete a la mierda, pensé. 
Petrozza. M. Marzo 2010.

2 comentarios:

  1. hahaaha, oye te extrañooo D=

    ResponderEliminar
  2. Yo también te extraño, Rozz. Esta compu anda mal. Me saca siempre a media conversación. Y te intento dejar mensajes offline pero por alguna extraña razón que no comprendo no se puede. =(

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails

Derechos reservados.

Todos los textos de este sitio son de la autoría de quien los firma y están debidamente protegidos bajo la Ley Federal del Derecho de Autor. Para su reproducción total o parcial, favor de contactarse a: redaccion@whiskyenlasrocas.com