jueves, 11 de marzo de 2010

De un tal Randy 2.

AudioTexto



No soy adicto al alcohol, dije. Simplemente... ¡amo el alcohol! El amor es una especie de adicción, dijo Randy. No, Randy, dije, el amor es otra cosa. El amor es la entrega i-n-c-o-n-d-i-c-i-o-n-a-l.

    La tía de Randy era una puta. Él lo sabía. Yo lo sabía. Ella lo sabía. Y cientos de tíos lo sabían también.

    Randy me invitó a por un trago en su casa. Vivía en El Paraíso. Era un lugar rudo, lleno de tipos duros. Randy era un cabronazo aunque lo suavizaba el alcohol. Randy es uno de esos tíos con miedo acorazado. Hace tiempo tuvimos un pleito pero lo arreglamos. Ahora Randy y yo eramos amigos. Y también Sharon, la novia guarra de Randy. Randy se dedicaba al narcomenudeo y Sharon hacía la calle. Randy lo sabía pero no le gustaba hablar de ello. A mí me encantaba hablar de ello, decía: ¿qué tal los polvos hoy, Sharon? Randy tocía y Sharon decía: bien, todo bien. Y yo decía: ¿muchos tíos? Randy: coff, coff. y yo seguía: algún día te pegarán el sida. Y ella te lo pegará a ti, Randy. Randy se cabreaba y me pedía parar. Randy era un tío nervioso y yo paraba porque los tíos nerviosos como él son peligrosos. Entonces cambiábamos de tema. Les hablaba de Freud y el onirismo. Randy no entendía nada. Sharon tampoco pero dijo una vez tuve un sueño: estábamos Randy y yo en un hotel y había catorce hombres más y todos me lo hacían. Y yo: ¿segura fue un sueño? Sharon: sí, lo fue; luego Randy se cabreaba y los rajaba a todos. Randy: bien por mí, nena. Sharon: pero luego resucitaban y me follaban de nuevo, así, con las tripas de fuera y todos quedamos bañados en sangre. Yo: ¿y Randy, los mataba de nuevo? Sharon: No, no, lo mataban a él. Ya, decía yo, alentador.

    A los tres nos gustaba el trago. Bebíamos sabroso. Luego Randy sacaba el crack y se pegaba tremendas líneas. Sharon también se pegaba algunas líneas. Líneas grandes y gruesas. Yo prefería meter el polvo a un cigarrillo y fumar esa mierda. Sharon me arreglaba el asunto y yo lo fumaba. A veces Sharon fumaba conmigo. Randy no, Randy decía eso es para maricas. Bien, decía yo, soy un marica. Sharon reía y casi se orinaba de la risa y decía jamás había escuchado un hombre decir soy un marica. Ya, Sharon, decía yo, no es la gran cosa. Enserio, decía ella. Randy decía: Eso es, nena, porque nunca habías conocido un marica; hasta hoy. Yo no me cabreaba. Los miraba reír pero me daba igual. Por diversión decía: tú también eres marica, Randy, ese paliacate en la cabezota es lo más maricón que he visto nunca. Randy sí se cabreaba. Sacaba su cuchillo y decía yo no soy un marica y picaba crack y lo inhalaba por la narizota. Ya, Randy, decía yo, eres un cabrón. Randy reía y decía, sí, lo soy.

    No eran la gran cosa pero era los únicos amigos que me pagaban el trago. Garrison lo hacía de vez en vez pero Garrison era un aburrido.

Petrozza, M. Marzo 2010

3 comentarios:

  1. Jejejje me gusta tu blog! me gusto el sueño de Sharon, debe ser genial soñar la primera parte del sueño y despertar despues... me gusta tu imagen siento que se parece a ti, a tu personalidad, es tan linda, jocosa, nose... en fin...

    ResponderEliminar
  2. Jajaja ¿crees que me parezco a Komodo? Jajajaja. Gracias. =)

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja si, porque nuestras imagenes se parecen mucho a nuestras personalidades... te pareces mucho a él, como al principio todo el mundo le parecia que Paula se parecia a Liv Tyler, así que yo le di un toque intelectual a ella, y ella uno de modelo a mi jejeje

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails

Derechos reservados.

Todos los textos de este sitio son de la autoría de quien los firma y están debidamente protegidos bajo la Ley Federal del Derecho de Autor. Para su reproducción total o parcial, favor de contactarse a: redaccion@whiskyenlasrocas.com