domingo, 28 de marzo de 2010

De la literatura 1.

AudioTexto.


Trato de ser franco. Escribo las cosas tal como las veo y tal como suceden. Algunas no son agradables pero eso no es problema mío. Yo no tengo la culpa de que como dice Abdul, nuestra vida tenga tanto sentido (quiero decir tan poco sentido) como lo tiene la vida de una nutria o un escarabajo. El objeto de todo esto es la literatura aunque hay quien dice que no. Da igual. No hay objeto en todo esto sino comunicar. Toda la literatura tiene tanto sentido a fin de cuentas como el sentido, mucho o poco; o casi ninguno, de mi literatura. O de la literatura de un mejillón. No importa si se es Goethe o Milton o Rilke. Hay gente a la que sorprende que yo escriba ayer fui con una puta y me la cogí. A mí me sorprende que alguien escriba: "...senté a la Belleza en mis rodillas. Y la encontré amarga. Y la insulté."

    Es cierto. Cuando digo: escribo las cosas tal como las veo. Y cuando hablo de ser franco, la perspectiva mía es la que mueve al brazo. Pero como sea, es perspectiva franca y vista tal cual. No podemos culpar a Rimbaud porque dijo soy un cerdo y la crítica lo creyó un gran poeta. Quizá los cerdos eran otra cosa allá en la perspectiva del poeta.

    Lo que quiero decir es: tanto en la vida del hombre como en la literatura, que es otra vida aparte, lo que gobierna es el absurdo. Lo único que mide la buena de la mala literatura es la honestidad y el ingenio. Es decir, la honestidad y la ingeniosa manera de interpretar la realidad de que sea capaz el autor de un texto. La literatura honesta sale de las entrañas; la capacidad de ingenio viene del cerebro. Cosa única que diferencia nuestra literatura de la literatura de una nutria.

    La honestidad y el ingenio no son como podría parecer, indirectamente proporcionales. Ingenio no significa ficción y honestidad no quiere decir realismo. Por honestidad entiéndase verosimilitud en el texto, y lo importante: qué quantum de experiencia propia en un mensaje imprime el autor. Así como una obra de ficción puede estar inspirada mucho o poco en vivencias y fijaciones: experiencia de un autor; el autor puede inventarse mundos no experimentados y será poco honesto. Un ejemplo muy claro de esto es 1984 o Un mundo feliz o Alicia en el país de las maravillas o Lobo estepario. Obras todas fantasiosas y a la vez tan honestas.

    Por ingenio entiéndase forma. La manera de expresar lo vivido, ya sea por medio de un recurso literario, de una ficción o de la cruda realidad.

     Cuando honestidad e ingenio se amalgaman crean una literatura sólida como un tabique de hierro. Es dura, pesada y quizá poco estética. Pero la estética es un absurdo, una veleta. Es  cosa de nutrias con smokin y crítica literaria.

Petrozza, M. Marzo 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

Derechos reservados.

Todos los textos de este sitio son de la autoría de quien los firma y están debidamente protegidos bajo la Ley Federal del Derecho de Autor. Para su reproducción total o parcial, favor de contactarse a: redaccion@whiskyenlasrocas.com