lunes, 1 de marzo de 2010

??/??/????


AudioTexto



Por la mañana.

 Me senté frente a la caja de cigarrillos. Le dije: no más. Pero luego ella me miró y dijo: eres un gilipollas. Entonces no supe qué decir y tomé un cigarrillo de la caja. Lo encendí y como ya no quería estar frente a la cajetilla me largué por una cerveza y me fui al sofá. Estuve sentado sin hacer nada. Entonces se acabó el cigarrillo y me levanté a poner algo de música. Hice tocar la séptima de Beethoven y fui hacia la caja de cigarros. Me dijo: Eres un gilipollas. Y tomé otro cigarrillo. Así pasé al veintavo cigarrillo y supe que jamás lo lograría.

Por la Tarde.

 En la mesa Había un juego de ajedrez. Yo sabía jugar ajedrez. Sabía mover las piezas, eso es todo; aprendí en la infancia. Luego, un día, entré a un torneo y perdí a los dos asaltos. Entonces anduve diciendo que había entrado a un torneo de ajedrez y la gente decía ¡vaya, debes ser bueno! Y yo no decía nada, sólo asentía con la cabeza y los dejaba creer la mierda que ellos quisieran. No mentía, realmente había entrado a un maldito torneo de ajedrez.

 Me quedé mirando el tablero sobre la mesa recordando aquella cosa del torneo. Un tío se acercó y preguntó si deseaba jugar una partida con él. No, dije, será otro día. Insistió y dije no gracias. Insistió una tercera y una cuarta vez y por tercera y cuarta vez dije no gracias. Entonces me dejó tranquilo.

Petrozza, M. Marzo 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

Derechos reservados.

Todos los textos de este sitio son de la autoría de quien los firma y están debidamente protegidos bajo la Ley Federal del Derecho de Autor. Para su reproducción total o parcial, favor de contactarse a: redaccion@whiskyenlasrocas.com